Araac impulsará el activismo en Decenio Afrodescendiente

En septiembre de 2013, Naciones Unidas declaró que el período 2015-2025 estaría dedicado a reivindicar los derechos de estas personas.

IPS Cuba

Se propuso que los encuentros a propósito del decenio estén presididos por la bandera cubana.

La Habana, 23 ago.- Activistas de Cuba proponen aprovechar el Decenio Internacional Afrodescendiente, que se iniciará en enero de 2015, para avanzar en la eliminación de prejuicios y discriminación por color de la piel en la nación caribeña.

La proposición fue lanzada durante la presentación en la capital cubana de la iniciativa de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en una actividad convocada por el capítulo cubano de la Articulación Regional para América Latina y el Caribe (Araac) con la participación del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

El encuentro, realizado el 20 de agosto, incluyó un panel con representantes de instituciones estatales y organizaciones de la sociedad civil.

En Cuba, donde la constitución establece la igualdad entre todas las personas, persisten manifestaciones de racismo, discriminación y prejuicios por color de la piel, asuntos que se declararon resueltos en el pasado reciente lo que rodeó el problema racial de un manto de silencio y atrasó la solución gradual e intencionada del flagelo.

Durante el proceso revolucionario cubano, que comenzó en 1959, se pensó que las políticas por la igualdad para todos los ciudadanos resolverían las desigualdades que aquejaban a la población afrodescendiente, trascendió en la cita, realizada en la Casa de la Amistad, en La Habana.  

Sin embargo, a inicios del pasado decenio hasta el entonces presidente Fidel Castro (1976-2008) reconoció la persistencia de racismo.

Según el investigador y activista Esteban Morales, “el debate de la problemática racial no está en la agenda de las organizaciones políticas y de masas, lo que conspira contra el trabajo en los espacios comunitarios, sobre todo en el nivel de los municipios”.

A su juicio, “lo más importante que podemos conseguir en los próximos diez años es que los problemas nuevos de la sociedad cubana pasen a formar parte de la institucionalidad y que las organizaciones se modernicen y los incluyan en sus agendas”.

En esa misma tónica se manifestó la estudiosa Gisela Arandia, quien llamó a convertir el decenio en una tarea permanente en la búsqueda de la justicia social, que incluya el rechazo hacia todas las formas de discriminación.

Activistas por la igualdad y la justicia social expresaron la necesidad de elaborar un programa de acción que ponga el acento en los verdaderos protagonistas de esta historia: las poblaciones más desfavorecidas, sus voces y necesidades.

El viceministro de Cultura Fernando Rojas reiteró la voluntad política de trabajar en ese sentido y propuso concertar un plan de acción para el Decenio Internacional Afrodescendiente, que incluya actividades hacia lo interno y lo externo, que difundan las investigaciones existentes sobre el tema y promuevan nuevos estudios.

Por su parte, el investigador Tomás Fernández Robaina expresó el deseo de que Cuba pueda sentirse orgullosa al final del decenio del avance alcanzado en el tema, al aprovechar la oportunidad brindada por la ONU.

En el encuentro, se propuso que este tipo de espacios, propositivos y de concertación, estén presididos por la bandera cubana en señal de que este es un asunto de toda la nación.

Kenia Serrano, presidenta del ICAP rememoró la participación cubana en la Cumbre de Durban, Sudáfrica, en 2003, en la que la delegación oficial estuvo acompañada de una representación de diferentes organizaciones del país, las cuales trabajaron de conjunto en los debates y negociaciones.

La presidenta del ICAP señaló también que el país mantiene el compromiso asumido entonces de continuar luchando por la eliminación de todas las formas de discriminación.

En el encuentro se propuso hacer una declaración que denuncia la violencia en la franja de Gaza por las tropas de Israel, y otro documento de condena a la represión policial en Ferguson, Estados Unidos.

El decenio de los afrodescendientes (2015-2025) tiene el propósito de fortalecer la cooperación regional e internacional para garantizar los derechos humanos de las personas afro, incluida la salud, identidad, educación, valores culturales y desarrollo económico y social.

El capítulo cubano de Araac es un espacio para la participación de la sociedad civil, convencida de que un futuro digno para Cuba resulta incompatible con cualquier forma de discriminación  racial, de género, territorio, edad y otro criterio lesivo.

Araac, surgida en septiembre de 2012, intenta reunir y articular a personas, grupos, proyectos y organizaciones cuyo énfasis antirracista permitirá reconocer los avances en la lucha contra los prejuicios y el racismo estructural, reconocer el papel africano en la formación de la nacionalidad e impulsar la participación de las personas afro en todos los espacios de la vida.

También persigue realizar acciones para eliminar los prejuicios y la discriminación, proponer adecuaciones a las políticas públicas para transformar las desventajas históricas y actuales de la población afrodescendiente, y estimular proyectos de emancipación, diálogo, e integración de la población.

Pretende visibilizar la declaración mundial que busca reivindicar las injusticias históricas relacionadas con el crimen de la trata y las consecuencias materiales y éticas de la esclavización a la población africana y sus descendientes, estigmatizados todavía hoy bajo la rúbrica de seres humanos inferiores. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.