Cuba se apoya en la investigación para Informe de Desarrollo Humano 2018

En la Actualización del Informe Regional, presentado en La Habana, se llama la atención sobre aspectos como pobreza, vulnerabilidades, variables de género, territorio y juventudes.

Expertos e investigadores trabajan para dar respuesta a crecientes desafíos de cara al 2030.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 18 nov.-  Ser una imagen de las complejidades de una Cuba en transformación y a la vez, una herramienta para la adopción de políticas públicas que permitan eliminar brechas y aprovechar oportunidades, es el espíritu de la metodología en construcción para la elaboración del Informe Nacional de Desarrollo Humano de Cuba 2018.

Una de las novedades de este proceso apunta a incorporar la interrelación del desarrollo local con las dimensiones económica, social y ambiental, trascendió en el taller técnico Informe de Desarrollo Humano: análisis relevantes para Cuba, organizado entre el Centro de Investigaciones de la Economía  Mundial (CIEM) y la representación del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El encuentro, realizado el 14 y 15 de noviembre, se propuso presentar la relevancia sustantiva de la elaboración de Informes de Desarrollo Humano en América Latina y el papel del PNUD en la promoción del enfoque multidimensional del desarrollo y los esfuerzos para la localización de la Agenda 2030.

Asimismo, quiso compartir la estructura del Informe Cubano y presentar la metodología para la conformación del INDH 2018.

Desarrollo humano en Cuba

La Actualización del Informe Regional de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fue presentada en la Universidad de La Habana por George Gray, experto de la Oficina Regional de PNUD en América Latina.

Gray se refirió a la persistencia de brechas de desigualdad y pobreza en la región, lo que reafirma la necesidad de examinar otros factores, como políticas públicas y mayor inserción de las mujeres.

Entre 2014-2016 más de 16 millones de personas salieron de la pobreza, con posterioridad 10 millones de ellos recayeron en esa condición, destacó.A su juicio, el crecimiento económico en la medición del Índice de Desarrollo resulta insuficiente y requiere de otra mirada que incluya una nueva arquitectura de políticas públicas, y aspectos geográficos y multisectoriales.

América Latina podría convertirse en una sociedad muy vulnerable y más desigual, donde hay mucha gente sin seguridad social, de personas que salen de la pobreza, pero siguen en condiciones de fragilidad, alertó.

Según declaró a la Redacción de IPS Cuba la investigadora Blanca Munster, coordinadora del Informe Nacional de Desarrollo Humano de Cuba (INDH 2018), se va a incorporar una perspectiva que no estaba en los informes anteriores:  la perspectiva local en el desarrollo humano en Cuba.

“Una de las innovaciones y aportes del informe es medir el desarrollo humano local, eso nos va a aproximar a la dinámica de los territorios y cómo se han transformado en los últimos tiempos las relaciones entre el Estado, las provincias, los municipios, cómo se construye el desarrollo humano a nivel local, desde una perspectiva económica, social y ambiental, las nuevas lógicas y los nuevos actores”, dijo.

De acuerdo con Munster, habrá una medición provincial y se va a comparar el desarrollo humano en las diferentes provincias para visibilizar brechas, avances, carencias y obstáculos y también se va a proponer un índice municipal, pues —indicó—-, interesa desagregar, no solo llegar a las provincias del país, sino también visibilizar la heterogeneidad que hay dentro de las provincias a través de los municipios.

Otro de los aportes metodológicos del informe es presentar un índice de medición municipal de desarrollo humano, lo que “va a dar una fotografía más real y cercana a los municipios (….)  y además es sumamente importante para las políticas públicas, que tienen que incorporar esa heterogeneidad y diversidad”, indicó la experta.

Suma de criterios

En el intercambio, expertos de diferentes instituciones públicas y centros de investigación enfatizaron en la necesidad de disponer de estadísticas para hacer valoraciones, llamaron a no pasar por alto aspectos como la pobreza, las vulnerabilidades, las variables de género, territorio y juventudes, así como incluir aspectos relacionados con el uso de fuentes renovables de energía, entre otros.

La investigadora Mayra Espina, de la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE), consideró que para la elaboración de este nuevo documento, se toma en cuenta la experiencia existente en el país.

“Los trabajos de cara al informe están muy a tono con el contexto de cambio, no es un informe en el aire ni solo de seguimiento al anterior, sino, sobre todo, trabajando en dimensiones muy relevantes para el proceso que vive el país y como una de las bases de la toma de decisión de las autoridades, todo con un enfoque multidimensional, declaró a la Redacción de IPS Cuba.

Por su parte, la investigadora Teresa Lara, miembro del equipo nacional del informe,  explicó que el equipo de investigadores e instituciones que participarán en la elaboración está “tratando que el informe sea de alguna manera una respuesta a muchos de los desafíos del país de cara al 2030 y pueda servir de referencia para el desarrollo de las políticas económicas, sociales y medioambientales”.

En el taller se abordó también el análisis comparativo de los resultados de mediciones cubanas en los ámbitos subnacionales: propuestas para la medición en el ámbito local, y experiencias de provincias donde funcionan Iniciativas Municipales de Desarrollo Local (IMDL) como Cienfuegos. (2017).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.