Las estadísticas como desafío para medir el desarrollo en Cuba

La calidad y comparabilidad de los datos emergió reiteradamente en un panel sobre el último informe nacional cubano de desarrollo humano.

Representantes del PNUD en Cuba y especialistas del Ciem participaron en el intercambio virtual realizado desde el Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

Foto: Archivo IPS Cuba.

La Habana, 1 nov.- La inconsistencia en las estadísticas que se levantan a nivel nacional, provincial y territorial aparece entre los desafíos cotidianos de las investigaciones en Cuba. Esto se hizo evidente durante el estudio para la medición del Índice de Desarrollo Humano Municipal (IDHM) publicado este año.

Datos que se miden a un nivel y no en otro, que no se desglosan por sexo, edad o zona rural o urbana, o si se desglosan se hace solo parcialmente, entre otros muchos obstáculos, limitan a diario la realización de los cruces estadísticos necesarios para identificar problemáticas e impulsar políticas públicas y estrategias de desarrollo.

Así, “considerar el completamiento de la información relevante, que permita alcanzar una mayor simetría entre los datos disponibles y los análisis realizados para las provincias y municipios” figura entre las recomendaciones del IV Informe Nacional Ascenso a la raíz. La perspectiva local del Desarrollo Humano en Cuba 2019.

Ramón Pichs, director del Centro de Investigaciones sobre la Economía Mundial (Ciem), analizó las brechas de calidad de la información oficial disponible durante un intercambio virtual con periodistas de todo el país, realizado el pasado 19 de octubre desde la sede del Instituto Internacional de Periodismo José Martí (IIPJM)

Entre los temas que no pudieron ser incluidos en la medición del IDHM se encuentra el acceso y uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Tics) por la ausencia de “información comparable”, explicó el director del Ciem, entidad que ha asumido los cuatro estudios de este tipo en Cuba (1996, 1999, 2003 y 2019).

Números para contar la historia

El IV Informe Nacional de Desarrollo Humano –presentado en detalle a la prensa durante el panel organizado de conjunto por el IIPJM, el Ciem y la oficina en Cuba del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)–, incluye un análisis en profundidad de la situación del país en las dimensiones económica, social y ambiental del desarrollo sostenible.

Datos que se miden a un nivel y no en otro, que no se desglosan por sexo, edad o zona rural o urbana, o si se desglosan se hace solo parcialmente, entre otros muchos obstáculos, limitan a diario la realización de los cruces estadísticos necesarios para identificar problemáticas e impulsar políticas públicas y estrategias de desarrollo.

El documento ahonda en tendencias a través del tiempo, avances, retrocesos y desafíos en los ámbitos de economía, salud, educación, seguridad social, cultura y equidad de género, con énfasis en el desarrollo a nivel local y los procesos de descentralización.

Entre los datos de interés están los índices parciales de ingreso y de servicios básicos por provincias, la evolución de la población económicamente activa en el tiempo y las disparidades en la ocupación, el índice del trabajo no remunerado que realizan fundamentalmente las mujeres en relación con el IDH, entre otros.

Sin embargo, “en la medición cuantitativa no aparecen directamente indicadores de inclusión, que no sean a través de los datos tradicionales de la población económicamente activa, tasa de ocupación o participación laboral”, comentó Blanca Munster, especialista del Ciem.

Aunque el informe ofrece pistas importantes para entender el desarrollo de Cuba en los últimos años, la información utilizada para la medición es anterior al actual proceso de reordenamiento monetario y a los efectos que en todos los ámbitos de la vida tiene la pandemia de la covid-19.

Según José Luis Rodríguez, también especialista del Ciem, entre el 2020 y el primer semestre del 2021, Cuba ingresó 2.894 millones de dólares estadounidenses (USD) menos que en 2019. En tanto, el gasto de directo para atender la pandemia llega a 4.300 millones de pesos y 400 millones de dólares.

Impacto del desafío estadístico

“La elaboración del informe dio cuenta de la necesidad de fortalecer las capacidades en toda el área de elaboración estadística” al desarrollar temas en los que “fue complicado encontrar la información a nivel territorial”, afirmó Maribel Gutiérrez, representante residente del PNUD en Cuba.

Una mirada al informe y a la presentación realizada por Pichs durante el panel para periodistas permite observar diferencias entre los indicadores considerados en esta última medición que, con el apoyo técnico y financiero del PNUD, incluyó por primera vez información sobre los 168 municipios cubanos.

Mientras el cálculo del IDH provincial contempló 17 indicadores, el IDHM debió limitarse a 10.

Los indicadores provinciales no usados a nivel municipal fueron: gasto presupuestario y carga contaminante per cápita, esperanza de vida al nacer, grado de escolaridad en más de seis años, población cubierta con agua potable, población cubierta con saneamiento, consumo facturado de electricidad y calidad de la vivienda.

Sin embargo, la metodología aplicada para el estudio de los municipios incorporó como novedad la proporción de personas de 60 años y más, una información relevante teniendo en cuenta el alto grado de envejecimiento demográfico de Cuba y el impacto de esta realidad en el desarrollo socioeconómico del país y de sus territorios.

Un diagnóstico realizado por la Contraloría General de la República en 2019 identificó el desafío en el ámbito de las estadísticas para avanzar en la medición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este consideró como “riesgo” las insuficientes capacidades estadísticas de los organismos de la Administración Central del Estado. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.