Agua de paraíso: una novela con resonancias carpenterianas

En este singular relato el narrador cubano, Alberto Marrero, entrelaza el drama existencial, el melodrama y el humor insular.

Alberto Marrero, además de narrador, es poeta y ha conquistado importantes premios entre los que destacan el de poesía Julián del Casal y el Premio de Cuento de La Gaceta de Cuba, en 2009.

Una historia de amor semincestuosa sirve de pretexto al escritor cubano Alberto Marrero (La Habana 1956) para entregarnos una novela que recorre la historia cubana de los últimos sesenta años con profundidad y resonancias carpenterianas.

Temas como la emigración, la crisis de los noventa y la discriminación de los homosexuales en ciertos períodos de la historia revolucionaria, aparecen en la novela de Marrero.

Escrita en primera persona por el personaje de Javier, Agua de paraíso se vale de diferentes recursos narrativos para entregarnos una historia que en recurrentes flash back va del presente al pasado y a través de sus múltiples y bien trazados personajes nos entrega un relato de marcada fascinación.

La novela acaba de ser publicada por la Editorial Letras Cubanas y obtuvo el Premio Alejo Carpentier en 2019. Según uno de los jurados que otorgó el galardón se adscribe a la línea autobiográfico-neourbana que caracteriza a muchas obras del panorama novelístico actual.

Temas como la emigración, la crisis de los noventa y la discriminación de los homosexuales en ciertos períodos de la historia revolucionaria, son reflejados sin cortapisas en una narración que se distingue por el excelente uso de un lenguaje pletórico de riqueza y caracterizado por su abundancia y precisión.

Especial atención merece el diario de Marcela, una de las coprotagonistas, que constituye un documento con pretensiones filosóficas que otorga cierta calidad poética al desarrollo de una trama en la cual concurren diferentes voces, aun cuando su peso, esté en la voz de Javier, testigo y partícipe de todas las incidencias del argumento.

Un puñado de fotos tomadas en el fin de año de 1958 abren paso a una suerte de memoria del protagonista obsesionado por su prima Marcela, uno de los personajes femeninos más interesantes de la novelística cubana actual.

Una novela que recorre la historia cubana de los últimos sesenta años con profundidad y resonancias carpenterianas.

Con final inconcluso, Agua de paraíso es una excelente muestra de la salud de la narrativa cubana que en los últimos años recurre al recuento de la historia cubana más reciente otorgándole altas dosis de conflictualidad.

Su autor, Alberto Marrero, además de narrador, es poeta y ha conquistado importantes premios entre los que destacan el de poesía Julián del Casal y el Premio de Cuento de La Gaceta de Cuba, en 2009.

Pero, sin dudas, es Agua de Paraíso su más ambiciosa empresa. Con ella Marrero se posiciona entre los escritores más importantes de la nueva horneada contribuyendo a enriquecer la narrativa cubana con una obra cautivadora y reflexiva en la que no faltan los ingredientes de amenidad y humor y el cuidado de un lenguaje que, ya lo dijimos, se sitúa en el contexto del legado del gran Alejo Carpentier.

El jurado que otorgó el premio a esta novela estuvo constituido por Julio Travieso, Emmnuel Tornés y Giovannis Manso mientras que el editor del libro fue Michel Encinosa Fu, todos autores de prestigio y que cuentan también con una obra notable.

Recomendamos la lectura de esta novela que no debe pasar inadvertida aun cuando su publicación se produce en medio de una pandemia que no detiene a la industria editorial cubana, a pesar de su innegable depresión. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.