Orden en la casa azucarera de Cuba

Vuelve la estructura tradicional azucarera, con una fórmula que otorga mayor independencia a los ingenios y, a la vez, promete una mejor coordinación con la agricultura cañera.

Los centrales azucareros pueden recobrar protagonismo cuando se conviertan cada uno en empresa, a partir de la próxima zafra.

Foto: Archivo IPS_Cuba

La agroindustria azucarera cubana se propone emprender la próxima zafra con una nueva estructura empresarial, que la devolverá al esquema dominante durante buena parte de su existencia: cada central será una empresa. El Grupo Azucarero Azcuba comenzó a dar esos pasos desde hace más de tres meses, aunque con escasa publicidad en los medios.

El Presidente de ese grupo empresarial, Julio Andrés García, anunció en días recientes que antes de la zafra 2021-2022 tendrían estructuradas 57 empresas. Cada central equivaldrá a una. Otro cambio importante es que retoma la unión tradicional de la fábrica productora de azúcar y las unidades agrícolas que le abastecen de caña, la materia prima, bajo una misma organización.

García mostró confianza en que la nueva fusión de la industria y la agricultura favorezca los rendimientos y la recuperación de la cosecha, sensiblemente deteriorados en años recientes, así como la fabricación del crudo y sus derivados.

En su opinión, con el nuevo esquema aumentan la autonomía empresarial, el rol de la administración y el dinamismo de relaciones entre los actores del sector.

Esta agroindustria había abandonado su estructura tradicional desde el año 2010, cuando los centrales se convirtieron todos en unidades empresariales de base (UEB), subordinados a una empresa provincial. Al publicar esta nota, el sitio web del Grupo Azucarero Azcuba todavía informaba que solo contaba con 13 empresas azucareras (una por provincia).

Luego de constituir la locomotora de la economía cubana durante siglos, la industria azucarera perdió protagonismo en los años 90 del pasado siglo, al punto de reducirse a la mínima expresión el lugar del ingenio o central en la escala empresarial.

Las 56 fábricas azucareras con que cuenta el país se encuentran en etapas avanzadas para constituirse cada una como empresa, antes de que concluya septiembre. Con carácter agrícola, se les sumará solo una empresa, la “Cándido González”, radicada en el municipio de Santa Cruz del Sur, provincia de Camagüey.

La agricultura cañera y la industria se integran en una misma estructura organizacional, en lugar de convivir separados.

Dotada con ocho centrales, Camagüey es una de las principales productoras de azúcar del país.

Otras provincias que reportan avances este mes en la reconversión del sector son Villa Clara, Santiago de Cuba y Ciego de Ávila, según reportes de la prensa local.

En lugar de la empresa provincial que desaparece, quedará una dirección de Azcuba en la provincia, integrada por nueve personas. A su cargo tendrá supervisar y coordinar el cumplimiento de normas, pero “nunca tomará decisiones administrativas ni productivas”, comentó Eduardo Larrosa, director general de la entidad territorial que se extingue en Ciego de Ávila.

La necesidad de aplanar las estructuras para acercar la adopción de decisiones al central donde se produce el azúcar y a la tierra donde se cultiva la caña, era un criterio con consenso dominante entre trabajadores del sector y entre los expertos. También la Asamblea Nacional del Poder Popular había discutido desde hace unos seis años sobre la necesidad de revisar esta organización empresarial, en particular para el caso azucarero.

La reestructuración llegó tras confirmar Azcuba que la zafra 2020-2021 fue la peor en más de un siglo, con un 66 por ciento del azúcar del plan inicial de 1,2 millones de toneladas de azúcar. Apenas llegó a unas 800. 000l toneladas, ligeramente por debajo incluso de la zafra de 1908, que era recordada como la más apocada del siglo pasado.

De los 56 centrales con que cuenta hoy el país, solo operaron 38 durante la cosecha 2020-2021. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.