Activistas LGBTIQ+ debaten en Telegram sobre derechos

Realizados desde el 14 de mayo en un canal de esta red social, los foros podrían extenderse para incluir nuevos testimonios y miradas a la comunidad LGBTIQ+.

El espacio de debate virtual inaugurado el 14 de mayo se concibió para pensar, reconstruir y volver sobre los retos que enfrenta la comunidad LGBTIQ+.

Foto: Tomada de organizadores del Canal 11M en redes sociales.

La Habana, 28 may.- Activistas por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales, queer y más (LGBTIQ+), se apropiaron en tiempos de aislamiento físico de la red social Telegram para debatir y problematizar sobre temas pendientes y nuevas perspectivas.

El nombre del canal, 11M, alude al 11 de mayo de 2019, cuando tuvo lugar la primera marcha pacífica e independiente de este colectivo, que sin autorización avanzó por el Paseo del Prado, en La Habana Vieja, y terminó con la detención de varios participantes.

Según los organizadores, el espacio de debate virtual inaugurado el 14 de mayo, con voces, formatos discursivos y experiencias diversas, se concibió para pensar, reconstruir y volver sobre los retos que enfrenta la comunidad LGBTIQ+.

Con diversidad de temas y profundidad de pensamiento, las preguntas, réplicas, materiales y participación, muestra que el Canal 11M motivó el diálogo entre activistas, integrantes de la comunidad LGBTIQ+ y otros participantes, que suman 190 suscriptores hasta el momento.

En los intercambios, se compartieron además materiales de archivos y de prensa y hasta propuestas de seguir buscando personas que puedan aportar desde sus vivencias o conocimientos a la construcción de una agenda por los derechos de este segmento vulnerable.

La Redacción IPS Cuba resume los debates realizados hasta el momento en el canal de Telegram.

Activistas por los derechos de las personas LGBTIQ+ eligieron la red social Telegram para debatir y problematizar sobre temas pendientes y nuevas perspectivas.

Foto: Tomada de organizadores del Canal 11M en redes sociales.

La memoria de las UMAP

El último debate efectuado sucedió el 26 de mayo, con Carolina de la Torre, la psicóloga y autora del libro Benjamín. Cuando morir es más sensato que esperar (Verbum, 2018), que narra la historia de uno de sus hermanos.

Por ser homosexual, Benjamín padeció de uno de los capítulos más oscuros del proceso revolucionario cubano de la segunda mitad del siglo XX: las Unidades Militares de Apoyo a la Producción.

Más conocidas por sus siglas, UMAP, entre 1965 y 1968, hacia esos campos de trabajo fueron enviados 30 000 hombres, sobre todo homosexuales y creyentes, considerados por las autoridades de entonces como “desviados sociales” y en tiempos de homofobia institucionalizada.

Benjamín se suicidó el 11 de octubre de 1968, al poco tiempo de su regreso a cada. Dejó una nota de despedida a una amiga con la frase que da título al libro: “no ha llegado nuestro tiempo y más sensato que esperar es morir”.

Según la autora, “la muerte de Benjamín me dejó como herencia una mirada de cosas que tal vez aceptaba y, por supuesto, del tema de la homofobia y la sexualidad”.

El debate efectuado el 26 de mayo contó con la participación de Carolina de la Torre, la psicóloga y autora del libro Benjamín. Cuando morir es más sensato que esperar (Verbum, 2018), que narra la historia de uno de sus hermanos.

Foto: Tomada de organizadores del Canal 11M en redes sociales.

Mirando desde el hoy, De la Torre valoró cuán distinto hubiera sido si hubiera existido entonces una institución como el estatal Centro Nacional de Educación Sexual, si su hermano hubiera podido volver a estudiar o ir a la universidad “donde no se atrevió a matricular”.

Desde su dolor, indicó: “lo peor no es ser discriminado por los demás, lo peor es cuando tú mismo sientes que eres sucio, cuando llegas a querer el discurso de quien te oprime, cuando llegas a creer que de tus manos no sale nada bueno, cuando sufres contradicción entre amar y odiar lo que amas”.

Al responder preguntas de los interlocutores, la autora consideró que el país necesita de reflexividad, esa capacidad que da el pensamiento de colocarse en el presente y mirar al pasado, no para cambiarlo, sino para variar la manera de entenderlo.

Esa capacidad, insistió, en Cuba está anulada, pues se habla de ciertos hechos, pero no de otros de la Historia nacional.

Gran interés suscitó el diálogo con la autora, que compartió en el canal capítulos de su libro, publicado en España, así como otros documentos de la época.

Arte y representación

El 23 de mayo, el debate virtual versó sobre Arte y representación LGBTIQ+ en Cuba, a partir de reflexiones del poeta y crítico Norge Espinosa, en el que se compartieron las siguientes ideas.

-El arte ha sido un canal para la visibilización de la diversidad sexual. Desde los años 80 del siglo XX, con la aparición de estos temas en la plástica, el teatro o la literatura, empezó a ganarse la conciencia de que la galería social cubana debía abrirse a ella.

-Los debates intentan prolongar las ideas no solo hacia el eco del 11M del 2019, sino como un panorama de acción y pensamiento sobre el momento actual y los posibles destinos de una comunidad cubana LGBTIQ.

-Hay mucho activismo de vitrina, de compromiso a medias, que elude la verdad de las historias que pueden y deben ser contadas.

La cuarta sesión, con el activista Jancel Moreno, abordó el tema La marcha del 11M: De la convocatoria al acto performativo.

Foto: Tomada de organizadores del Canal 11M en redes sociales.

Del miedo a la intransigencia

Sobre el Fundamentalismo: entre el poder y el miedo, disertó el 21 de mayo el productor y realizador audiovisual Manuel A. Rodríguez:

-El fundamentalismo es una intolerancia hacia lo que otros piensan. Viene de ese miedo producido por una inseguridad grande. Aunque se asocie casi siempre con la religión, en realidad guarda más relación con el poder, que con la propia religión.

-Vivimos en un estado laico, de derecho, donde el Estado debe responder a las necesidades y solicitudes de todos los sectores de la población, por minoritario que sea.

-El querer parecer demasiado democráticos con esta estrategia han caído en algo ridículo con incluir en un plebiscito algo como el matrimonio igualitario, que no debería llevarse a votación alguna porque es un derecho.

El tema escogido por el activista Ulises Padrón, el 16 de mayo, fue Desafíos para pensar en la comunidad, memoria y capital político a un año del 11M.

Foto: Tomada de organizadores del Canal 11M en redes sociales.

11M

La cuarta sesión se realizó el 20 de mayo, bajo el tema La marcha del 11M: De la convocatoria al acto performativo, con el activista Jancel Moreno.

-Los retos posteriores al 11M son similares a los que desde siempre hemos reclamado desde nuestras luchas, el reconocimiento de nuestros derechos.

-El referendo del proyecto de nuevo Código de Familia es un hecho y dudo se pueda cambiar mucho. Se hace fundamental una estrategia de trabajo coordinado entre todo tipo de activistas. La presión en las redes ha demostrado ser efectiva, eso hay que hacerlo en las calles, y no solo en La Habana. Hay que llegar al cubano, que es quién votará.

El 15 de mayo, Raúl Soublett, activista AfroLGBTIQ y coordinador del proyecto comunitario Alianza Afro-Cubana, habló acerca de las acciones ciudadanas.

Foto: Tomada de organizadores del Canal 11M en redes sociales.

Capital político

El tema escogido por el activista Ulises Padrón, el 16 de mayo, fue Desafíos para pensar en la comunidad, memoria y capital político a un año del 11M.

-La historia LGBTIQ+ cubana es la historia de un modelo de discriminación, que ha pasado por una política de Estado de homofobia.

-El capital político no es más que los recursos, dispositivos, capacidades, legitimidad y figuras políticas que pueden defender una agenda dentro de las estructuras de gobierno, que debe amplificarse a los proyectos locales, comunitarios y empoderar a las personas.

-Lo importante es cambiar el paradigma y trabajar en el capital político para que nuestro se parezca más a nosotros.

Hacer ciudadanía

Acerca de las acciones ciudadanas, habló el 15 de mayo Raúl Soublett, activista AfroLGBTIQ y coordinador del proyecto comunitario Alianza Afro-Cubana.

-Tenemos que crear agendas en conjunto, especificar los principales puntos de trabajo a las personas con que vamos a trabajar y transmitir nuestro mensaje.

-El compromiso por un país más inclusivo dependerá de cuán sensibles somos a las luchas de los demás y finalmente el respeto a nuestras posiciones políticas e ideológicas.

Polémico referendo

La abogada Lidia Romero, activista por los derechos LGBTIQ+ y de las mujeres, disertó el 14 de mayo sobre Referéndum de los derechos humanos: ¿un contraderecho?

-Intentar generar espacios de diálogos con ellos para que las partes involucradas reflexiones de conjunto desde nuestros argumentos.

-Sensibilizar es clave porque si logramos acceder al matrimonio, vivirlo a plenitud sería muy difícil dentro de una sociedad machista, conservadora y homofóbica.

-Una parte importante del activismo está dispuesto a trabajar en las comunidades conjuntamente con las instituciones. Las instituciones son aliadas, no enemigas, si partimos desde el respeto a las diferencias ideológicas y políticas. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.