Coloquio cubano examina desafíos ante acosos y violencias

El encuentro cerró la Jornada Nacional por la No Violencia hacia Mujeres y Niñas, que despliega acciones cada año en noviembre y diciembre.

La campaña contra la violencia machista Evoluciona está enfocada fundamentalmente en los jóvenes.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 21 dic.- A transformar la cultura y las bases estructurales de la violencia y del dominio patriarcal, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, llamó la víspera el coloquio Acoso sexual y control patriarcal: de los imaginarios sociales a las violencias de género.

Convocada por los no gubernamentales Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) y Sociedad Cubana de Estudios Multidisciplinarios sobre Sexualidad (Socumes), la sesión contó con dos paneles de especialistas, uno sobre acoso y otro referido al control.

De esta manera, el coloquio realizado en el Hotel Nacional de Cuba culminó la Jornada Nacional por la No Violencia hacia Mujeres y Niñas, que se realiza anualmente alrededor de los 16 días mundiales de activismo contra el problema.

“Acercarnos al acoso es adentrarnos en un tipo de violencia que va desde lo verbal hasta lo conductual, cuando la receptora no desea estas implicaciones en el entorno personal o profesional, ya que atenta contra la dignidad de la mujer porque crea un ambiente inseguro, hostil u ofensivo”, destacó Gabriel Coderch, director de OAR.

“Vivimos en una sociedad que avanza mucho en algunos aspectos, existe la voluntad política de asumir el tema y está reflejado en nuestra nueva Constitución, pero aun así persisten situaciones como el acoso y el control sobre los cuerpos”, opinó.

Reflexiones multidisciplinarias

Un panel de investigadores abordó el acoso desde enfoques específicos: Yohanka Rodney, de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, disertó sobre el acoso sexual en el espacio escolar; Liset Imbert, de OAR, lo contextualizó en el ámbito laboral, y Lázaro Ramos, de la Facultad de Derecho, aportó la mirada socio jurídica.

Una segunda mesa analizó el control patriarcal.

La psicóloga Mareelén Díaz describió este problema como un instrumento de dominación para sostener las asimetrías de poder; la psiquiatra Ivón Ernand lo focalizó en la violencia de género y las ciberviolencias; la sexóloga Beatriz Torres, en las parejas y sexualidades; la socióloga Iyamira Hernández, el vínculo con la violencia estructural y la periodista Dixie Edith, desde los medios de comunicación.

El panel de investigadores abordó el acoso desde enfoques específicos.

Foto: Archivo IPS Cuba

Urgencias

Varios participantes reafirmaron en el debate la importancia de avanzar en el enfrentamiento a estas manifestaciones violentas.

Para Sergio Morlán, coordinador de la Plataforma de hombres por la no violencia y la equidad de género, “es fundamental porque en los imaginarios sociales está muy aceptada esta manera de acercarse los hombres a las mujeres, que invade los espacios más cercanos de las mujeres y pasa por la aprobación pública”.

A juicio de Heidi Fundora, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Cuba, “estamos en un momento crucial para abordar estos fenómenos que hasta hace muy poco tiempo estaban muy invisibilizados y son generalmente naturalizados”.

A su juicio, llevarlo a “cualquier tipo de espacio donde se discuten hoy asuntos medulares sobre la sociedad cubana, ayudaría a avanzar un poco más”.

En tanto, Rodney remarcó la complejidad del fenómeno y la necesidad de una mirada integrada para su tratamiento: “no hago nada con preparar a los maestros respecto al acoso, si las mujeres en el barrio son acosadas e, incluso, admiten el acoso y lo ven como algo natural, ahí tendría que trabajar la Federación de Mujeres Cubanas (única legal que reúne a la franja femenina). Hay que rescatar los barrios debates, con un activismo mayor en esos asuntos”.

A juicio de la pastora feminista Raquel Suárez, las iglesias y pastores llegan a un elevado tipo de intimidad y acceso a las vidas privadas de las personas, pero sobre el acoso sexual en ese ámbito se ha investigado poco.

Midiam Robaina, del Consejo de Iglesias de Cuba, alertó sobre cómo la violencia simbólica machista está funcionando en las comunidades de fe y muchas mujeres suelen asimilar de forma natural regresar al espacio privado. Y añadió que las lideresas religiosas están siendo atacadas y tienen cada día que defender su liderazgo.

Durante el debate, varios participantes reafirmaron la importancia de avanzar en el enfrentamiento a las distintas manifestaciones violentas.

Foto: Archivo IPS Cuba

Retos para el futuro

La profesora e investigadora Clotilde Proveyer enfatizó en la necesidad de ir transformando con celeridad, sistematicidad y empeño “la cultura y las bases estructurales de la violencia y dominio patriarcal, de ese sexismo que está en la base de todo este problema”.

Proveyer elogió la campaña contra la violencia machista Evoluciona, “porque el público meta fundamental (los jóvenes) son los más desprovistos de las herramientas y carecen más de la percepción de riesgo”.

De acuerdo con Tamara Roselló, de OAR y el equipo de la campaña, “los temas de los que hablamos no son festivos, no son un cumpleaños, sino temas dolorosos, pero tenemos que crecer como colectivos a la hora de abordarlos, de una manera que logren llegar a las juventudes”. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.