Covid-19 también matiza el diferendo Cuba-EE.UU.

La isla caribeña entró en la etapa de trasmisión autóctona limitada de la pandemia, que también ha estado atravesada por las complejas relaciones con su vecino.

cuba covid-19 y relaciones con estados unidos

Además del nuevo coronavirus, Cuba se enfrenta a una persistente crisis económica, el reforzamiento de sanciones estadounidenses, dificultades con el pago de la deuda y afectaciones en el estratégico sector del turismo.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 9 abr.- Personalidades políticas y organizaciones civiles aumentaron en las últimas semanas las exhortaciones al gobierno de Estados Unidos para suspender el embargo contra Cuba, ante las negativas consecuencias de dicha política para enfrentar en la isla la covid-19.

Y funcionarios estadounidenses alegan que el bloqueo impuesto desde 1962 no impide la ayuda humanitaria a la isla caribeña.

Cualquier sanción internacional que pese sobre países no puede perjudicar el envío de ayuda humanitaria, especialmente durante la pandemia del coronavirus, indicó el 6 de abril el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell.

“En el marco de las Naciones Unidas y de la UE está muy claro que nuestras sanciones no suponen problemas en cuanto a la facilitación de la ayuda humanitaria, pero pedimos que lo hagan otros países que han establecido sanciones”, amplió Borrell en una rueda de prensa, tras una reunión por videoconferencia de los ministros de Defensa del bloque.

 

Más hechos relacionados con Cuba-EE.UU.

  • 28 de marzo: El Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en EE.UU. y el Consejo de Iglesias de Cuba emiten una declaración conjunta en la cual solicitan al Gobierno de Trump levantar el bloqueo económico financiero y comercial contra Cuba, así como a otras naciones.
  • 27 de marzo: El congresista demócrata por el estado de Massachusetts, James McGovern, pide a la administración Trump levantar el embargo, en medio de las acciones para frenar el nuevo coronavirus.
  • 26 de marzo: “Basta ya de mentiras e insultos, la cooperación médica cubana tiene una elevada moral, que sobra para aplastar los improperios del imperio vulgar, cruel, asesino y prepotente”, escribió el presidente Miguel Díaz-Canel en su cuenta de Twitter.
  • 26 de marzo: Organizaciones estadounidenses a favor de un acercamiento con Cuba exhortan al gobierno de Trump a que suspenda, al menos de manera temporal, las sanciones que pesan sobre el país caribeño.
  • 24 de marzo: Michel Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, insta al gobierno de Estados Unidos a levantar las sanciones económicas a países como Cuba y Venezuela, por el nuevo coronavirus.
  • 19 de marzo: El profesor Carlos Lazo inicia una petición en la plataforma Change.org, luego replicada en avaaz.org en busca de que el presidente Trump levante las restricciones contra la isla durante la emergencia por la covid-19.

 

El jefe de la diplomacia de la UE se refirió a actores financieros “muy reticentes a participar en el envío de ayuda humanitaria porque tienen miedo a caer en sanciones (y) tiene que estar claro que en estas circunstancias, más que nunca (…) no habrá sanciones para quienes participen en el intercambio de bienes y servicios que guardan relación con la ayuda humanitaria”.

Ese mismo día, el subsecretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, dijo en su cuenta de Twitter que el gobierno cubano desinforma sobre las sanciones de Washington a La Habana. Y la encargada de negocios de la Embajada en Estados Unidos en La Habana, Mara Tekach, publicó un video al respecto en la misma red social.

“Las sanciones de EE.UU. no impiden la adquisición de alimentos, medicinas y otros suministros necesarios para luchar contra el covid-19”, subrayó, el 31 de marzo, Kozak. Las sanciones económicas y financieras están diseñadas para negarle recursos al gobierno cubano, continuó.

Otros pronunciamientos

El 3 de abril, la organización internacional Oxfam hizo un nuevo llamado a Washington a levantar la política de sanciones contra la nación insular caribeña y exhortó a todos los gobiernos a promover la cooperación entre países para encontrar soluciones comunes a la pandemia y sus consecuencias.

“El bloqueo estadounidense en contra de Cuba se debería reevaluar en esta emergencia, en la que la mayor amenaza es la pérdida de vidas, no sólo por la crisis sanitaria, sino por la recesión económica mundial que se avecina”, advirtió una declaración de la oenegé humanitaria.

El propio día, el embajador cubano en China, Carlos Miguel Pereira, aseguró que por causa de la política de sanciones de Estados Unidos vigente desde 1962, se encontraba paralizado un cargamento de mascarillas y material sanitario donados a Cuba por la empresa china Alibabá, para enfrentar la covid-19.

“Resulta que su transportista, una empresa estadounidense contratada para hacerlo, declinó a última hora su encomienda bajo el argumento de (…) las regulaciones del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra el país de destino”, explicó el diplomático.

La actual administración estadounidense ha dispuesto numerosas medidas que revierten el acercamiento bilateral de 2015 a 2017, bajo el gobierno del exmandatario Barack Obama (2009-2017).

Dichas decisiones se enfocan, fundamentalmente, en la actividad económica, bancaria y financiera externa de Cuba, en un intento por asfixiar las posibilidades de acceso a créditos y otras fuentes de financiamiento.

El gobierno cubano implementa un Plan de enfrentamiento y control a la covid-19 que incluye la regulación de fronteras, con prohibición de entrada o salida de personas por los aeropuertos, salvo algunas excepciones.

Se mantiene la importación de alimentos y otros insumos en momentos cuando la nación caribeña atraviesa una compleja situación financiera, en la cual confluyen debilidades internas, el reforzamiento de sanciones estadounidenses y afectaciones en uno de los principales renglones económicos, el turismo.

Misiones médicas en el foco

La administración del presidente estadounidense Donald Trump también se ha enfocado en las brigadas médicas cubanas que combaten el coronavirus en al menos 15 naciones latinoamericanas, caribeñas y europeas.

El 23 de marzo, el departamento de Estado norteamericano publicó en Twitter un mensaje donde aseguró que Cuba “ofrece sus misiones médicas internacionales a los afectados con covid-19 solo para recuperar el dinero que perdió cuando los países dejaron de participar en el programa abusivo”.

Washington exhorta a las naciones a desestimar la ayuda médica cubana a la cual hasta califica de “trata humana”.

El 26 de marzo, Cuba presentó una Nota Diplomática de protesta en respuesta a lo que calificó como “declaraciones particularmente ofensivas del departamento de Estado en lo que resulta una continuada y exacerbada campaña de descrédito y mentira contra la cooperación médica internacional que brinda Cuba”. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.