EE.UU. da otra vuelta de tuerca para limitar los viajes a Cuba

En abril, Washington advirtió que impondría restricciones adicionales a los ya complicados viajes de sus ciudadanos al país caribeño.

Empresas navieras transportaron a Cuba más de la mitad de los 638.000 estadounidenses que llegaron a Cuba en 2018.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 6 jun.- Actores políticos y civiles, tanto en Cuba como Estados Unidos, critican las recientes medidas de la administración del presidente Donald Trump, que además de añadir restricciones a los viajes de estadounidenses, suponen otro duro golpe al emergente sector privado en la isla.

Dichas disposiciones que entraron en vigor este 5 de junio se inscriben en la política de línea dura a la cual ha apostado la administración Trump contra La Habana, en castigo por su respaldo a Venezuela y Nicaragua.

Vienen a añadir nuevas tensiones al incierto panorama económico del país caribeño, cuyas autoridades intentan manejar un agudo desabastecimiento de los principales productos de la canasta básica familiar, buscar nuevos proveedores y mercados, potenciar la industria turística y cumplir con los compromisos contraídos tras la renegociación de deudas con varios acreedores.

Las medidas

El 4 de junio, los departamentos del Tesoro y Comercio de Estados Unidos publicaron nuevas regulaciones hacia Cuba, anunciadas el 17 de abril de 2019.

Incluyen la cancelación de los viajes culturales y educativos de contacto con el pueblo cubano, conocidos en inglés como “people to people” y al amparo de los cuales decenas de miles de estadounidenses visitaron la isla tras el restablecimiento de relaciones diplomáticas en 2015.

Interior del restaurante 1800, un emprendimiento privado ubicado en la Plaza San Juan de Dios, en el centro histórico de la ciudad de Camagüey. Las medidas de la administración Trump suponen otro duro golpe a este emergente sector en la isla.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Solo podrán viajar aquellas personas que ya reservaron el boleto o compraron el paquete de visita a Cuba.

No obstante, se mantienen las otras transacciones permitidas por las licencias generales para ciertas categorías de viajes aprobadas durante la administración del expresidente Barack Obama (2009-2017).

La ley estadounidense prohíbe a sus ciudadanos efectuar actividades turísticas y recreativas en la mayor isla del Caribe.

Asimismo, las nuevas disposiciones restringen las visitas de buques de pasajeros, embarcaciones recreativas y aeronaves privadas a Cuba.

A través de empresas navieras como Carnival y Norwegian llegaron a Cuba en 2018 unos 340.000 estadounidenses, el doble del año anterior, lo que ubicó a la nación norteña como el segundo mercado emisor de visitantes a la isla (638.000 en total), por detrás de Canadá, de acuerdo con datos del ministerio de Turismo.

Según el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, las medidas obedecen a que “Cuba continúa desempeñando un papel desestabilizador en el Hemisferio Occidental, proporcionando un punto de apoyo (…) a adversarios de EE.UU. como Venezuela y Nicaragua, al fomentar la inestabilidad, socavar el estado de derecho y suprimir los procesos democráticos”.

Agregó que “estas acciones ayudarán a mantener los dólares estadounidenses fuera del alcance de los servicios militares, de inteligencia y de seguridad cubanos”.

El 24 de abril, la Casa Blanca elevó a casi 220 las entidades y empresas cubanas con las cuales Estados Unidos prohíbe establecer vínculos a sus ciudadanos, por su presunta relación con el sector militar cubano.

 

Puede consultar:

Comunicado de prensa de la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de Comercio acerca de los Reglamentos (actualizados) de la Administración de Exportaciones a Cuba (EAR).

Guía de Prensa del Departamento de Estado acera de la Actualización de los Reglamentos para Cuba.

Más información y Preguntas Frecuentes de la OFAC acerca de los viajes a Cuba.

 

Una semana antes, durante un discurso en la ciudad floridana de Miami, el consejero de Seguridad Nacional del gobierno de Trump, John Bolton, anunció que se impondrían límites de 1.000 dólares por trimestre a las remesas familiares desde Estados Unidos.

El 2 de mayo se activaron los capítulos III y IV de la ley Helms-Burton, pospuestos desde su aprobación en 1996.

Dichos títulos permiten demandar en cortes estadounidenses a empresas beneficiadas con propiedades confiscadas tras la revolución de 1959 en Cuba, así como restringir la entrada a Estados Unidos de quienes hayan confiscado propiedades de estadounidenses en Cuba o “traficado” con ellas.

De forma general, estas medidas dan cumplimiento al “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, anunciado por Trump en Miami el 16 de junio de 2017, y que recrudece la política de bloqueo económico, comercial y financiero impuesta por Washington a La Habana en 1962.

A continuación, la redacción IPS Cuba compila algunos pronunciamientos en contra de dichas disposiciones:

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba: Cuba no se dejará amedrentar ni distraer con nuevas amenazas y restricciones. Trabajo, creatividad, esfuerzo y resistencia es nuestra respuesta. No han podido asfixiarnos. No podrán detenernos. Viviremos y venceremos.

Bruno Rodríguez, ministro de relaciones Exteriores de Cuba: Rechazo enérgicamente el anuncio de EE.UU. de nuevas sanciones contra Cuba que restringen los viajes de estadounidenses y endurecen el bloqueo. Pretenden asfixiar la economía y dañar el nivel de vida de los cubanos para arrancarnos concesiones políticas. Fracasarán otra vez.

James Williams, presidente de Engage Cuba: Las noticias de hoy son especialmente dañinas para el pueblo cubano, particularmente para el creciente sector privado, que confía en que los viajeros estadounidenses apoyen sus negocios y familias. Los cubanos no deben ser usados como peones políticos. Son seres humanos. Continuar con la fallida política de embargo durante 60 años, que castiga al pueblo cubano por los pecados de su gobierno, es un error moral y estratégico.

Centro para la Democracia en las Américas: Las nuevas regulaciones impuestas a Cuba por el gobierno de Trump representan otro paso hacia atrás que solo socavará los intereses comerciales de Estados Unidos, dividirá aún más a las familias y creará dificultades para el pueblo cubano, especialmente la clase empresarial cubana a la que Washington ha dicho repetidamente que busca apoyar.

Collin Laverty, presidente de Cuba Educational Travel, organización dedicada a armar los viajes “pueblo a pueblo”: La prohibición es una decisión desafortunada no solo para compañías que dan empleo y pagan impuestos en Estados Unidos, sino para millones de cubanos que van a sentir la disminución de la afluencia de visitantes.

Adam Goldstein, presidente de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros: Las limitaciones de viajes anunciadas por Estados Unidos contra Cuba afectan a casi 800.000 reservas de pasajeros ya programadas o en curso. Estamos decepcionados de que los cruceros ya no operen en Cuba.

Martha Honey, directora del Centro para el Turismo Responsable: La noticia del fin de las visitas educativas grupales de contacto “pueblo a pueblo” es un golpe devastador para millones de cubanos, así como para las compañías de viajes de Estados Unidos, y las líneas aéreas y de cruceros. También tendrá efectos de gran alcance en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, ya que estos intercambios educativos son fundamentales para crear conexiones significativas y fomentar el entendimiento entre los viajeros estadounidenses y los cubanos.

Amy Klobuchar, senadora y aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos en 2020: Las últimas restricciones de viaje de la administración hacia Cuba son otro revés. Aislar a Cuba por más de cinco décadas no ha asegurado nuestros intereses. Necesitamos avanzar nuestra relación, no ir hacia atrás. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.