Elevan en Cuba alertas ante expansión del dengue

Hoy circulan en el país los cuatro serotipos de la enfermedad, cuyos mayores reportes de incidencia se prevén a finales de octubre e inicios de noviembre.

En Cuba, el vector vive dentro de las viviendas y el 70 por ciento de los focos están en depósitos de agua: tanques, vasos espirituales y macetas para plantas, entre otros.

Foto: Archivo IPS Cuba.

La Habana, 13 sep.- Cuando están por venir los peores meses para la infestación con el mosquito Aedes aegypti y ante los riesgos de esta enfermedad, autoridades sanitarias cubanas elevan las alarmas debido a la ya alta presencia del vector transmisor del dengue.

“Los próximos meses tienden a ser los más complejos y lo que no hagamos ahora puede ser determinante”, dijo en días recientes el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal.

Según expuso en un programa televisivo la viceministra del sector, Carilda Peña, desde finales de mayo e inicios de junio, comenzó a incrementarse el vector y con él, su circulación.

“Es un momento difícil y vamos hacia el más complejo de la enfermedad, porque el ciclo muestra sus mayores picos (auges) a partir de finales de octubre y principios de noviembre, porque hay una oleada del vector y de los enfermos”, alertó.

También advirtió que “ningún territorio de Cuba está libre de tener casos de dengue” y reveló que las mayores tasas de incidencia las presentan las provincias de Santiago de Cuba, La Habana, Las Tunas, Guantánamo, Camagüey, Matanzas, el Municipio Especial Isla de la Juventud, Holguín, Sancti Spíritus y Villa Clara.

Ahí se concentran los mayores números, el mayor riesgo y el incremento de casos cada semana, señaló.

Contexto complejo

De acuerdo con María Guadalupe Guzmán, jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), el dengue está en primer lugar entre los arbovirus –virus transmitidos por artrópodos– de mayor relevancia en la región y el mundo, teniendo en cuenta la enfermedad y la mortalidad que causan.

En Cuba, enfatizó, circulan los cuatro serotipos de dengue, “pero lo que detecta el laboratorio no es que los cuatro estén en igualdad de condiciones, sino que se está detectando, principalmente en más del 60 por ciento, el dengue 3”. Este marca el caso grave, incluso los fallecidos en Cuba por la enfermedad.

La evidencia de estudios genéticos apunta a que las personas blancas tienen mayor riesgo de desarrollar dengue grave, mientras que genes asociados a la protección se ven en las personas afrodescendientes.

Expertos afirman que los factores determinantes de la presencia del mosquito y la transmisión de la enfermedad son el aumento de las lluvias, la humedad y el calor generados por el cambio climático.

Otros son las dificultades con los suministros de agua potable, el inadecuado sistema de eliminación de aguas residuales y desechos sólidos y la falta de ordenamiento ambiental en viviendas y el entorno, que facilitan la proliferación de criaderos.

En Cuba, el vector vive dentro de las viviendas y el 70 por ciento de los focos están en depósitos de agua: tanques, vasos espirituales y macetas para plantas, entre otros.

Este año, la fumigación es menor debido a las carencias de recursos y combustible. En la actualidad, se fumiga en 71 municipios de las provincias con mayores niveles de infestación.

“En el resto de los territorios donde no se está haciendo una acción intensiva, o sea, fumigar cada seis días, cuando aparece un caso sospechoso hay que hacer acciones de tratamiento adulticida  (aplicación de insecticida líquido), porque se supone que el vector está ahí, infectado, y se lo transmite al resto de las personas que viven en la vivienda”, dijo Peña.

Conocer el dengue

Según Erick Martínez, investigador, profesor titular y miembro del Consejo Científico del IPK, el dengue es una enfermedad febril, pero que en la mayoría de sus manifestaciones no da fiebre y tiene otros síntomas como náuseas, vómitos, rash, dolor de cabeza, dolores musculares y plaquetas bajas.

Explicó que ante un caso de dengue primario o clásico –sin signos de gravedad–, cuando aparece el rash, la familia se siente asustada por esa erupción en la piel. Además, dijo, aunque no es frecuente la aparición de ictericia, sí aumentan las secuelas hepáticas, por lo que insistió en la conveniencia de guardar reposo.

A juicio del experto, el dengue es un virus muy rápido y después de la fiebre, entre los días cuarto y sexto de la enfermedad, se define cómo evolucionará el paciente: hacia la mejoría –lo más frecuente– o a complicaciones que pueden llevar al fallecimiento.

Tras la caída de la fiebre se debe tener mayor cuidado, pues pueden comenzar a observarse los signos de alarma y producirse grandes sangramientos, alertó el médico.

Entre los síntomas y signos de alarma que preceden al estado crítico están dolor abdominal intenso y mantenido, vómitos frecuentes, irritabilidad y somnolencia fuera de lo habitual –especialmente en la primera infancia–, desmayos, sangrados de mucosa y aumento del volumen de sangre ocupado por glóbulos rojos.

Según recomendó, el reposo es clave para prevenir la gravedad, dado que el hígado y el miocardio pueden estar dañados, lo que se determina solo con una evaluación clínica; así como consumir abundante líquido, jugos y caldos de ave. La recuperación, aclaró, puede durar días, semanas y en ocasiones, meses.

La Organización Panamericana de la Salud reportó que al cierre del 7 de septiembre existían 2.493.414 casos de arbovirosis en la región, de ellos, el 90,2 por ciento son de dengue. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.