Periodismo alternativo cubano gana en reconocimiento internacional

Una joven cubana se alzó con el galardón en la categoría de texto del Premio Gabo 2019.

Baró agradeció a la Fundación Gabo por ser uno de los primeros espacios en reconocer el periodismo independiente que se hace en Cuba.

Foto: Tomada del perfil de Facebook de la premiada.

La Habana, 5 sep.- “Este premio es para Cuba, para el periodismo independiente”, así publicó en su perfil de Facebook la periodista Mónica Baró, galardonada este jueves con el Premio Gabo 2019 en la categoría Texto, por “La sangre nunca fue amarilla”, de la revista alternativa Periodismo de Barrio.

“Es para todas las personas que creen en las libertades de prensa y expresión y en la búsqueda de la verdad”, continuó su comentario Baró, que se convirtió en la segunda cubana en alcanzar este lauro latinoamericano.

El reportaje, publicado en febrero de 2019, aborda el envenenamiento por plomo que sufren, hace más de 40 años, pobladores de una comunidad del municipio habanero de San Miguel del Padrón.


Más premios internacionales y polémica

El primero de octubre, el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), basado en Lima, Perú, anunció los 10 finalistas del concurso Cubacrón, una iniciativa que busca reconocer la calidad de los cronistas de la isla, escriban en medios estatales o alternativos. Entre los finalistas se encuentran: Dayamis Sotolongo (Por Dios, ¿cuándo va a entrar el nitrazepam?, Escambray), Haydée León Moya (Después no le echen la culpa al río, Juventud Rebelde), Jesús Jank Curbelo (Los cazadores ocultos, Periodismo de Barrio), Yoe Suárez (UMAP: nada, nadie, nunca, Hypermedia Magazine) y Yandrey Lay Fabregat (Apostar a los números de la suerte, El Toque), entre otros. Los ganadores de Cubacrón recibirán un diploma y una invitación a participar en la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación 2019 que se efectuará en Ciudad de México, del 7 al 10 de noviembre.

Sin embargo, el 11 de octubre, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) calificó de manipulación dicho concurso. En una declaración, la UPEC indicó que IPYS “es la organización más importante del grupo GALI (Grupo Andino de Libertades Informativas), que canaliza los fondos para la injerencia y la subversión de las agencias estadounidenses en el frente de las “violaciones a la libertad de expresión”, además de “una oenegé vinculada a campañas políticas contra gobiernos y organizaciones progresistas en América Latina”.

Por otro lado, “Ventolera, ventolera, no dejes que te lleve la ventolera”, crónica del paso del tornado del 27 de enero por La Habana, del periodista Darío Alejandro Escobar, resultó finalista del primer Concurso de crónicas digitales de Nativa, una red de medios latinos y comunicadores independientes latinoamericanos que buscan fomentar la cultura colaborativa y de networking.

“La sangre nunca fue amarilla obedece a eso: estamos rodeados de venenos que no percibimos. A veces, no sabemos que muchos de los problemas de salud que estamos enfrentando, se deben a tóxicos que están en el ambiente”, expresó Baró durante su discurso de premiación, el 3 de septiembre, en la ciudad colombiana de Medellín.

Al referirse al riguroso proceso de verificación de los hechos abordados en el reportaje, que duró alrededor de seis meses, insistió que en el caso de Cuba, “cuestionar el sistema de salud pública, desde el periodismo independiente, amerita que no tengas ni el mínimo error”.

“Por eso nos tomamos tan en serio ese proceso y la investigación general”, acotó.

En ese sentido, el jurado fundamentó su decisión porque el reportaje tiene “el mérito de recuperar el tiempo para hacer una buena historia, porque estamos sometidos a métricas, a productividad, y la autora se ha pasado semanas enteras hablando con la gente”.

“Recupera ese derecho a ganar tiempo, que es lo que hemos perdido los periodistas”, continúa la fundamentación del premio.

La galardonada expresó, en sus redes sociales, que el premio era una fantasía: “está en otro nivel de la realidad (…) la realidad verdadera, la que prefiero es en la que me siento a transcribir una entrevista”.

“El trabajo es mi hábitat. Yo siento que soy periodista cuando publico una historia”, refirió en su perfil de Facebook.

De esta forma, Baró se convierte en la segunda cubana en alcanzar el Premio Gabo aunque ya había sido nominada anteriormente.

En 2017, el joven periodista Jorge Carrasco resultó ganador en igual categoría, con “Historia de una paria”, publicada en la revista El estornudo, sobre la vida de Fara, una mujer trans.

En los últimos años, el periodismo independiente, que opera en un espacio legal difuso en un país donde casi todos los medios están en manos del Estado, ha alcanzado reconocidos lauros internacionales.

El sitio El Toque fue uno de los dos medios latinoamericanos reconocidos en los 2019 Online Journalism Awards (Premios de Periodismo Digital). Por su especial multimedia “La Cuba que viene”, el equipo de realización ganó en la categoría Reporteo Explicativo de una Sala de Redacción Pequeña.

De acuerdo con El Toque, este material fue creado para generar mayor conciencia en el público y un mayor entendimiento de la reforma constitucional que se llevó a cabo en Cuba, entre julio de 2018 y febrero de 2019.

Asimismo, el periodista Julio Batista, también de Periodismo de Barrio, alcanzó en 2018 el Premio Rey de España en Periodismo Ambiental. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.