Cuba regula más la vivienda en zonas de alta significación turística

Nuevas resoluciones norman estrictamente la disposición habitacional por parte de la ciudadanía en territorios estratégicos.

Con las nuevas regulaciones, el delegado territorial de Turismo será quien autorizará cualquier tipo de trámite habitacional en zonas de alta significación turística.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 27 jul.- Una serie de cambios que regularán la permuta, donación, compraventa y acciones de construcción en viviendas ubicadas en zonas de alta significación para el turismo en Cuba, fueron publicados el 24 de julio en la Gaceta Oficial de la República.

La nueva resolución brinda poderes a las delegaciones territoriales de Turismo, Planificación Física y la Vivienda para decidir cuáles trámites proceden o no.

Zonas de alta significación para el turismo es una de las 12 categorías proteccionistas pautadas por el Decreto-Ley 331 (2015), sobre las zonas especiales. Con fuertes regulaciones, operan bajo esa categoría localidades como el balneario internacional de Varadero y el municipio capitalino de Habana del Este.

Según estipula la última resolución, en caso de permuta, donación y compraventa de inmuebles, la ciudadanía deberá presentar solicitud de autorización a la dirección municipal de la Vivienda, un trámite que en otras localidades se logra de forma expedita frente a notario.

Respecto a las acciones de rehabilitación, unificación, división, ampliación o remodelación, la solicitud de licencia se tramitará con la dirección municipal de Planificación Física.

La vivienda sigue siendo uno de los sectores más deprimidos del país.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

En todas las situaciones, la delegación territorial de Turismo brindará el pronunciamiento final sobre cada caso concreto.

Para la decisión se tendrá en cuenta mantener el equilibrio de la población residente en cada zona, y evitar su incremento.

Otras condicionantes serán que las permutas no impliquen crecimiento poblacional ni de nuevos propietarios.

La resolución aclara también que no se convertirán viviendas medios básicos en vinculadas.

A la vez, los nuevos procedimientos estipulan que la donación o compraventa no puede afectar los programas de desarrollo turístico.

Asimismo se limitará el surgimiento de nuevas viviendas, en tanto se promueve un “ajuste con rigor” a los requerimientos establecidos por el Plan de Ordenamiento Territorial y las regulaciones urbanas para las respectivas zonas.

Para La Habana Vieja y Centro Habana, municipios capitalinos asociados a la Oficina del Historiador, existen ordenaciones específicas de carácter más restrictivo.

Entre ellas figuran que los cuartos y habitaciones que queden desocupados no se entregarán con fines habitacionales.

Como establece el artículo 8, se destinarán para el desarrollo turístico, la restauración y conservación del patrimonio y la satisfacción de servicios sociales.

Estos procedimientos aprobados, complementan las nuevas regulaciones para el sector de la vivienda en Cuba decretadas en abril de 2017.

Las mismas fijaron pautas para el otorgamiento de subsidios a personas naturales así como modificaciones en materia tributaria por concepto de compraventa, entre otros temas.

Según ha informado el propio gobierno cubano, todas estas resoluciones responden a la necesidad de ajustar nuevas políticas a las circunstancias actuales.

En medio de reformas constitucionales y la actualización del modelo económico, la vivienda sigue siendo uno de los sectores más deprimidos del país.

Precios prohibitivos para el salario promedio en Cuba, además de limitada cobertura habitacional figuran entre los principales problemas. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.