Iglesias evangélicas de Cuba reafirman su postura frente al matrimonio igualitario

Creyentes cubanos se suman al debate sobre el Proyecto de Constitución en medio de acusaciones de fundamentalismo religioso.

Es la primera vez que tantas iglesias evangélicas se reúnen sin la convocatoria de organización alguna, expresó Josué Rodríguez.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 22 sep.- “La iglesia no es homofóbica, sino inclusiva”, dijo en La Habana el presidente de Asambleas de Dios, Moisés de Prada, durante una reunión, realizada la víspera en esta capital, en la que participaron 21 asociaciones evangélicas cubanas y fue analizado el Proyecto de Constitución, que pudiera sustituir en 2019 la ley fundamental vigente desde 1976.

“Jesús estuvo con los publicanos, salvó de morir apedreada a una adúltera, pero le dijo ‘no peques más’. Nosotros vemos el pecado de robar o mentir como mismo el del homosexualismo, porque La Biblia lo dice, oramos y no agredimos a nadie por lo que haga con su sexualidad”, subrayó De Prada, cuya denominación protestante se estima en 100.000 creyentes en la isla caribeña.

Ninguna de estas instituciones religiosas integra hoy el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), la entidad que agrupa a las denominaciones protestantes del país.

En medio de la consulta popular del proyecto constitucional, que comenzó en agosto y terminará en noviembre, diferentes grupos de creyentes han manifestado su oposición a varios artículos, como el 68, que allanaría el camino al matrimonio igualitario porque lo define como la unión voluntaria entre dos personas.

Para la abogada Danay Baldor, el Artículo 59 del proyecto entra en contradicción, entonces, con otros como el que garantiza la libertad de expresión.

Buena parte de los temas que suscitan interés de la comunidad evangélica están atravesados por lo que estas denominaciones llaman “ideología de género” o demandas de la comunidad de lesbianas, gays, bi, trans e intersexuales (LGBTI).

El pastor de la denominación Pinos Nuevos Antonio Lorenzo Hernández comentó que existe desde 2011 un programa de educación sexual con enfoque de género en el sistema de educación cubano, que es público y gratuito. “¿Quién aprobó eso, qué padre (y madre) lo discutió?”, cuestionó.

“Nuestros criterios se están etiquetando como el planteamiento de los religiosos, aunque preocupan a gran parte de la sociedad cubana. Se pretende influenciar a los niños con las orientaciones metodológicas están a espaldas de los padres”, comentó Andy García, de la Iglesia Evangélica Independiente (IEI).

Otra cara

“Darle derechos a quienes no los tienen, no significa quitárselos a quienes ya los tienen”, ha subrayado Mariela Castro, directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), que lidera desde 2007 una campaña anual para sensibilizar y educar sobre los derechos LGBTI.

Cenesex fue la referencia en ese sentido de la comisión parlamentaria que creó el anteproyecto de constitución.

En la introducción del proyecto leída en todas las reuniones populares, se resalta al artículo 68 como cambio trasgresor de la propuesta, que ha recibido tanto fuertes apoyos como oposiciones de una magnitud inusual en la isla caribeña.

El sector religioso, incluida la Iglesia Católica, ha sido el que más manifestaciones de desacuerdo ha planteado en ese sentido, en una nación donde no existen cifras públicas sobre la composición exacta por religiones.

Algunas aproximaciones estiman que 10 por ciento de las y los cubanos es evangélico, 35 por ciento nominalmente católico y 5 por ciento se distribuye entre judíos, Testigos de Jehová y grupos neopentecostales aún sin reconocimiento legal en el país.

Pero nada explica acerca de las personas seguidoras de las religiones afrocubanas, de fuerte arraigo en la nación de 11,2 millones de habitantes.

Violencia no

“Ayer, en nuestra reunión nacional, recibimos reportes de pastores de la obra denunciando que se les ha prohibido hablar en las asambleas barriales sobre el proyecto constitucional, e incluso han sido agredidos físicamente por expresar su visión sobre la unión entre personas del mismo sexo”, refirió Álida León, presidenta de la Liga Evangélica (LEC).

Cientos de creyentes aducen ser objeto de cyberbulling en las redes sociales al hacer públicas opiniones diferentes a las de la comunidad LGBTI sobre el proyecto, entre ellos algunos líderes de obra como la propia León.

De Prada, por su parte, hizo un llamado en el encuentro al respeto por parte de los creyentes y aseguró que quien ejerza una violencia similar contra los homosexuales o cualquier persona “no puede formar parte del cuerpo de la Iglesia”.

León aseguró que desde el púlpito nunca se ha llamado a las personas a un comportamiento violento.

El pastor Antonio Lorenzo Hernández manifestó su preocupación por que observa otras discriminaciones y manifestaciones durante el proceso.

El activista LGBTI Roberto Ramos posteó esta semana la imagen de un templo incendiado junto a la etiqueta #LaIglesiaQueMejorIluminaEsLaQueArde.

Asimismo, el grupo de iglesias valora realizar declaraciones como la que firmó el 28 de junio las cinco denominaciones más grandes del país y causó un fuerte impacto en las redes sociales en Internet.

Entonces una Declaración de la LEC, las iglesias Metodista y Pentecostal, y las Convenciones Bautistas Oriental y Occidental, enunció la visión doctrinal de esas congregaciones ante lo que consideran “asimilación de la ideología de género por buena parte de la propuesta constituyente”.

Y la víspera el resto de las 21 denominaciones se adhirió al documento, que diversas voces, en especial de activistas, calificaron de homofóbico. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.