Registro de prediabetes es clave para Cuba

Esta enfermedad crónica no transmisible apareció descrita por primera vez en el Papiro de Ebers, que data de 1500 antes de nuestra era.

Medicc es una organización no gubernamental que defiende los vínculos entre el personal de la salud de Cuba y los Estados Unidos.

Foto: Tomada de www.medicc.org

La Habana, 2 ene.- Cuba tiene una mortalidad excesiva por diabetes en la población femenina, por lo que urge crear un registro nacional preciso y confiable para lograr una detección más temprana de esta “epidemia silenciosa” e implementar nuevas estrategias de prevención.

Esa es la propuesta del doctor Junior Vega, autor del artículo “Cuba needs a prediabetes registry now” –Cuba necesita un registro de prediabetes ahora-, publicado en el No.4/2017 de la revista digital Medicc Review, de la organización estadounidense Medical Education Cooperation with Cuba (Medicc).

De acuerdo con el Anuario de Estadísticas de Salud (2016), la diabetes es la séptima causa de muerte en la población femenina con una tasa de 23,2 por 100.000 habitantes, y la décima causa en la población masculina, con una tasa de 16,7.

La prevención, los hábitos saludables de alimentación y los cambios en el estilo de vida, complementados con medicamentos debe ser una eficaz estrategia para prevenir la diabetes.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Su prevalencia ese año fue de 58,3 por 1.000 habitantes, 68,5 en mujeres y 48 en hombres.

De acuerdo con Vega, la prevención, detección temprana y el seguimiento de los pacientes prediabéticos son fundamentales para disminuir la prevalencia de la enfermedad.

Para lograrlo, recomienda, “el sistema de salud de Cuba necesita identificar y registrar cada caso de prediabetes y diseñar intervenciones apropiadas y oportunas”.

La prediabetes es una condición metabólica caracterizada por niveles elevados de glucosa en sangre y se considera un importante factor de riesgo que puede desembocar en diabetes y complicaciones cardiovasculares, aunque a menudo es asintomática y, por lo tanto, está infradiagnosticada.

La también conocida como hiperglucemia intermedia puede diagnosticarse mediante pruebas precisas de bajo costo.

Aunque los pacientes prediabéticos no se ajustan al perfil clínico de la diabetes, el 25 por ciento de ellos la desarrollan en los siguientes tres a cinco años, mientras que 50 por ciento sigue siendo prediabético.

Según el especialista, aunque el país cuenta con protocolos estandarizados de prevención, “actualmente no podemos determinar la prevalencia de prediabetes por falta de un registro de pacientes con hiperglucemia intermedia u otros marcadores prediabéticos”.

Medicc Review

Lamenta que “los pocos artículos relacionados con la prevalencia de prediabetes en Cuba se basan en entrevistas a pacientes o son revisiones de la literatura, como el Primer Consenso Cubano sobre Prediabetes, publicado en 2011”.

“No son el resultado de una detección exhaustiva a nivel nacional o un análisis estadístico de la prevalencia basado en la investigación original”, agrega.

A juicio del galeno, resulta una fortaleza disponer de un sistema de salud gratuito, altamente accesible y universal, con una de las mejores proporciones médico-paciente del mundo, uno por cada 125 personas, y cobertura integral que favorece medidas de prevención efectivas y detección temprana de dolencias.

Sostiene que el primer paso hacia la creación de un registro de prediabetes preciso y confiable es incluir el padecimiento en el cribado activo del Programa nacional de enfermedades no transmisibles crónicas en atención primaria y secundaria.

A la par deben crearse servicios especializados, así como grupos de investigación locales, municipales y nacionales, que realicen un seguimiento estandarizado con pacientes prediabéticos.

Considera que la adopción de estrategias de prevención más eficaces debe basarse en una educación continua que enfatice la prevención, los hábitos saludables y los cambios en el estilo de vida, complementados con medicamentos cuando se indique.

“En Cuba, tenemos los programas y profesionales de la salud para abordar lo que las autoridades globales llaman la “epidemia silenciosa”. Pero tenemos que definir la carga de la enfermedad que enfrentamos e identificar a los pacientes en riesgo”, argumenta.

Y concluye: “no podemos postergar el desarrollo de un registro nacional de prediabetes, si pretendemos reducir las tasas de diabetes en Cuba, sus complicaciones y mortalidad”. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.