Déficit de docentes y epidemias matizan inicio del curso escolar en Cuba

La ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, aseguró que está garantizado 93 por ciento del claustro.

Los bajos salarios son una de las principales causas del éxodo de profesores hacia empleos mejor remunerados.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 4 sep.- Además del casi habitual déficit de profesores, Cuba abre sus aulas al curso escolar 2017-2018 en medio de una compleja situación epidemiológica debido a la incidencia de enfermedades contagiosas como la conjuntivitis, el dengue y el zika.

Las autoridades se muestran optimistas y aseguran que disponen de alternativas para garantizar la máxima calidad en la Educación. Y las familias prepararon a sus pequeños, adolescentes y jóvenes para el nuevo ciclo escolar en medio de esas tensiones en un sector estratégico.

El gasto planificado en el presupuesto del Estado para 2017 en la materia representa nueve por ciento del Producto Interno Bruto, de acuerdo con la Ley del Presupuesto aprobada en diciembre por el parlamento.

Más de 1.750.000 estudiantes están matriculados en esta etapa lectiva en 10.698 instituciones educativas, informó a la prensa local la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez.

En el caso de la Educación Superior, la matrícula ronda los 246.000 educandos en diversas carreras, 28.000 más que el curso precedente, confirmó el titular del Ministerio de Educación Superior, José Ramón Saborido.

Sobresalen por problemas en la cobertura docente las provincias de La Habana, Matanzas, Mayabeque y Artemisa, todas en el occidente del país, mientras que las asignaturas que sufrirán mayores irregularidades para ser impartidas son las Ciencias Naturales, Matemáticas, Historia e Inglés.

El país necesita 16.000 maestros más para cubrir el déficit en todas las áreas educativas. Además, entre 10.000 y 13.000 docentes se encuentran en plantilla, pero fuera de las aulas por problemas personales o por maternidad, reconoció Velázquez.

A nivel nacional, las autoridades recurrieron a 17.800 jubilados reincorporados, profesores contratados por horas, alumnos ayudantes de las universidades e integrantes de los consejos de dirección de los diferentes planteles.

Además, este año se iniciará la formación de profesores de secundaria básica –el nivel educativo con mayores afectaciones-, con egresados de noveno grado.

La matrícula para esta modalidad será de 1.000 estudiantes, y se realizará en aquellas asignaturas donde las provincias tienen identificadas las mayores demandas, indicó la titular.

Asimismo, abrirán sus puertas dos nuevos Instituto Superior Pedagógico, en Baracoa, Guantánamo, y en la capital del país, con lo cual suman 26 centros a nivel nacional encargados de la formación profesoral.

La sobrecarga de docencia, el incumplimiento en algunos centros de las flexibilidades aprobadas para el horario de los profesores y su preparación personal, poco reconocimiento social, escaso respaldo de las familias de los estudiantes y bajos salarios, son las principales causas del éxodo de profesores a otros sectores y oficios.

Datos de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) confirman que el personal docente frente al aula decayó en la última década, de 218.570 (2008-2009) a 194.811 (2016-2017).

Sobre el tema, ciberlectores como Luján se preguntaron “hasta cuando seguirán con la misma retórica de que no hay maestros. SI HAY, lo que se han ido buscando mejores oportunidades salariales o para lograr una vivienda. Los padres no quieren que los hijos sean maestros porque no le ven ventajas económicas a la profesión”.

Para Alexis y Príncipe, las autoridades “debían ver la posibilidad de aumentar el salario a los trabajadores de la educación (pues) sin los educadores, que formen médicos, ingenieros, arquitectos, no existirá nada”.

En 2016, la remuneración promedio en el sector educativo se ubicó en 533 pesos (21 dólares), muy por debajo de los 740 pesos del salario estatal medio a nivel nacional, según la ONEI.

Otra causa del éxodo identificada por ciberlectores son los excesivos controles a su labor.

Y la masiva llegada de cientos de miles de alumnos a centros educacionales y albergues podría exacerbar la epidemia de conjuntivitis que azota al país.

El Ministerio de Salud Pública, el pasado 26 de agosto, divulgó que había 1.427 casos reportados con conjuntivitis hemorrágica epidémica en siete provincias y 46 municipios. No obstante, la cifra pudiera ser mayor debido a que muchos pacientes no acuden a los policlínicos u hospitales.

Lo territorios más afectados son Guantánamo (858 casos), Santiago de Cuba (359), La Habana (154), Ciego de Ávila (35) y Las Tunas (21), precisó.

De igual forma, las autoridades sanitarias adoptan estrategias y medidas urgentes para impedir la proliferación del mosquito Aedes Aeypti, transmisor de enfermedades como dengue y zika, de los cuales se reportan casos en distintas provincias aunque no existen cifras oficiales hasta el momento. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.