Soplan nuevos vientos para el guiñol cubano

Entre 2018 y 2019, se pusieron en marcha escuelas para la formación profesional en esta modalidad del teatro.

A juicio del actor Arneldy Cejas, el hecho de que exista la escuela es un logro para los titiriteros de Cuba, en general.

Foto: Teatro La Proa-Centro de Teatro de La Habana

La Habana, 5 ene.- Por primera vez en 45 años, instituciones educativas cubanas inauguraron espacios docentes enfocados a la formación profesional para el teatro de títeres.

Estos pasos muestran la vitalidad de un movimiento artístico, que durante décadas insistió en la necesidad de contar con una preparación específica para las y los jóvenes que se inclinen por el mundo de las marionetas.

“En 2018, gracias al empeño de mucha gente, logramos abrir la modalidad de Títeres en la Escuela Nacional de Arte, donde, además de las asignaturas de actuación, los muchachos reciben clases técnicas: manipulación y construcción de títeres”, dijo Arneldy Cejas, actor de Teatro La Proa y profesor de la especialidad.

Esto, sostuvo, se hizo por última vez hace 45 años en una escuela y no se había hecho más de manera oficial, dentro de la Escuela Nacional del Arte, con profesores preparados para hacerlo.

“Van a ser los primeros graduados como titiriteros. Son solo siete y ya están en segundo año. Es una carrera cara, gratuita para ellos, pero cuesta. Ellos mismos hacen la selección del texto, la puesta en escena, construyen los títeres, montan sus espectáculos y nosotros estamos ahí para enseñarles cómo se hace”, explicó.

Tras un largo reclamo para la apertura de una escuela para la formación especializada, la posibilidad tomó forma en 2018, cuando en un encuentro de la no gubernamental Unión de Escritores y Artistas de Cuba, un grupo de teatristas cubanos respondió al llamado del director Christian Medina y se brindó como voluntarios para dar las clases.

“En primer año, se imparte todo lo relacionado con el títere de guante, y en segundo, títere de varilla. Van a ir pasando por las diferentes técnicas, sin apuro, para que aprendan bien”, enfatizó Cejas.

A juicio del artista, el hecho de que exista la escuela es un logro para los titiriteros de Cuba, en general, porque hay estudiantes de varias provincias y, en 2020, vendrán de otras.

Anuncio de la 2da jornada titiritera realizada el pasado año en la capital cubana.

Foto: Teatro La Proa-Centro de Teatro de La Habana

En septiembre, quedó inaugurada la Escuela Nacional de Clown, en la ciudad oriental de Las Tunas, que tiene como sedes la Escuela Profesional de Arte El Cucalambé y el Centro Cultural Teatro Tuyo.

Y, desde octubre de 2019, opera en la ciudad de Matanzas la Unidad Docente de Teatro para niños y de figuras, en el Teatro de las Estaciones, una de las más reconocidas agrupaciones de su tipo en el país.

La unidad prepara a estudiantes de la provincia de Matanzas y la zona central del país, en un modelo educativo con un sostenido intercambio con las principales figuras y compañías nacionales e internacionales del teatro de títeres.

Otra muestra del auge recobrado de este arte radica en la realización de dos ediciones de la Jornada Titiritera, un encuentro que busca contribuir a la capacitación para elevar la calidad de las propuestas teatrales dirigidas a la infancia y la adolescencia.

De acuerdo con Cejas, en La Habana hay 38 grupos de teatro para niños y jóvenes y no todos tienen la misma calidad, por ello, “el objetivo principal de fundar una jornada fue de superación, de que vengan profesores y grupos de calidad para que otros nos superemos y compartir y eso se ha logrado”. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.