Diseñadoras con negocios propios redefinen la moda cubana

Mujeres jóvenes y emprendedoras crean su sello y facilitan un mercado diferente al menos en La Habana, donde domina la ropa industrializada e importada.

La exposición Tela por donde cortar, que agrupa la creación de estas jóvenes diseñadoras cubanas, estará abierta de octubre a diciembre en la primera planta de Fábrica de Arte Cubano.

Foto: Cortesía de Dador

La Habana, 18 oct.- La audacia, creatividad y perseverancia de jóvenes diseñadoras cubanas dan mucha Tela por donde cortar, como reafirma el título de una exposición de moda y accesorios que permanecerá hasta diciembre en el centro cultural Fábrica de Arte Cubano (FAC).

“Agrupa a seis proyectos, cada uno con su estilo y su manera de hacer: Capicúa, Color Café, Dador, El Encanto, Marié y Wasasa BugBag, de jóvenes emprendedoras”, explicó Marla Cruz, especialista del área de Diseño de autor de FAC.

Pertenecen más o menos al mismo grupo etario y están realizando prendas que la juventud está sintiéndolas como suyas, las están buscando y se están identificando con la manera el vivir de La Habana actual, destacó Cruz.

Tela por donde cortar va estar de octubre a diciembre en la primera planta de FAC. Al vestuario, Cruz decidió añadir orfebrería y accesorios.

“Convoqué para que se vincularan con la expo a orfebres como Mayelín Guevara, que trabaja en plata e hizo piezas en tela; Yasniel Valdés, quien mezcló plata con hilos y Yamile Salomón, con combinaciones de acrílico con retazos textiles”, explicó.

El objetivo es mostrar en conjunto los proyectos que están saliendo adelante y con los que los jóvenes se sienten identificados.

“Ellas, casi todas, tienen sus tiendecitas en La Habana Vieja y en el Vedado pero presentarlas juntos identifica lo que se está haciendo en La Habana”, dijo Cruz.

Color Café tiene un sello juvenil.

Foto: Archivo IPS Cuba

A su medida

Loipa Izaguirre, de 29 años, es la creadora del proyecto Color Café, que surgió en 2017 y fue registrado en 2019 enfocado a la confección femenina.

“Esta expo es importante porque coincidimos cinco diseñadoras de textil y es importante conocer las personas y que nos conozca la juventud de La Habana”, dijo.

“Estamos haciendo que la gente del barrio, la juventud conozca que pueden ir ahí y comprar, también damos un servicio de ropa a la medida. Las personas van, llevan sus tejidos, les hacemos algún diseño, y se lo prueban”, comentó.

La iniciativa de María Laura García, de 37 años y diseñadora autodidacta, se llama El Encanto Atelier, que inició cuando encontró los patrones de su abuela que, como las mujeres de su época, sabía coser y bordar desde pequeña y cosía su ropa de salir.

“Me maravillo con la elegancia, sencillez y exquisitez de la mujer cubana de tiempos atrás y cómo aprendió a captar la moda europea y americana y volverla local, llevándola al dril, hilo o algodón”, contó.

Con un espacio expositivo permanente en FAC, García lanzó su taller con el fin de “rescatar la elegancia, la sencillez, la feminidad a partir de una pieza que te pones y te hace sentir especial, diferente”, en contraposición a la ropa “traída de otros países en pacas, industrializada y de mala calidad, casi desechable”.

El medio de transporte preferido de Sandra Herrera, diseñadora industrial de 28 años, es la bicicleta, por lo que las riñoneras le resultan muy cómodas. Ese hecho y unas telas africanas que cayeron en sus manos la indujeron a la creación de Wasasa BugBag.

Accesorios unisex y set de Wasasa

Foto: Archivo IPS Cuba

“El producto principal es la Wasasa, una riñonera unisex, entre otros accesorios, que se venden en la tiendecita de una amiga diseñadora”, detalló.

El nacimiento de la idea coincidió con la expansión de las 3G en los celulares, a inicios de año, y “desde allí empezamos a hacer la promoción y la Wasasa empezó a volar con ellas. Es muy fácil comunicarnos, hacer fotos, mostrar lo que estamos haciendo y a la gente le gusta eso porque se hacen más parte del proceso”.

Dador es el proyecto de tres amigas: Raquel Janero, Lauren Fajardo e Ilse Antón, quienes estudiaron juntas diseño.

“Lo concebimos hace alrededor de tres años, pero abrimos hace poquito tiempo, en Amargura, entre Habana y Compostela. Los diseños los hacemos entre las tres y cuando nos gustan cómo quedan, los llevamos a producción”, contó Janero.

Satisfechas con que haya varias iniciativas de su tipo en La Habana, las emprendedoras consideran el mayor reto tratar de mantenerse y seguir haciendo sus creaciones.

Para Yamile Salomón, que realiza orfebrería en acrílico con la marca Joy, sumarse a la expo fue todo un reto porque no había trabajado antes con tela.

“Fue una manera de unirnos entre quienes están haciendo el diseño fashion y los que hacemos accesorios, dándole un giro total a lo que habíamos hecho. De la unión entre estos proyectos de diseñadores, salen cosas muy buenas”, opinó.

El Encanto Atelier persigue rescatar la elegancia.

Foto: Archivo IPS Cuba

Tropiezos

Marié Álvarez, de 31 años y filóloga devenida diseñadora de modas, promueve su proyecto mediante las redes sociales y crea diseños defendiendo la idea de una moda cubana, no solo porque sea hecha aquí, sino que responda al clima y la idiosincrasia.

Con el taller en su pequeño apartamento, fuera de los circuitos comerciales, la joven sueña con una mayor disponibilidad de espacios estatales, con precios de alquiler asequibles para su negocio.

“En Cuba, todavía es complicado el tema de los tejidos. Encontrar los adecuados y crear con ellos es un reto. Ojalá hubiera más variedad de tejidos que se ajusten al clima del país, tanto de estampados como de colores y tipos de telas”, apuntó.

Mover la expo

Tela por donde cortar no será estática. Según Cruz, realizarán otras acciones en función de promover la exposición.

“En el set de Wasasa las personas pueden tomarse fotos y subirlas a las redes sociales con las etiquetas #telapordondecortar y #wasasa. Las mejores serás premiadas de aquí a unos dos meses, cuando cambiaremos el set para relanzar el concurso”, explicó.

Dador tendrá una pasarela en diciembre y con Marié están proyectando un taller de costura dedicado al sistema de patrones Ana Betancourt, que es el que enseña en sus cursos la Federación de Mujeres Cubanas.

Las muchachas colaboran entre ellas y tienen planes conjuntos. “Como todo el mundo tiene su estilo, queremos hacer un circuito con cada tienda, para que la gente conozca: puede ser que mis diseños le gusten a un grupo, y otros, a otras”, comenta Izaguirre.

Por su parte, indica Salomón, “en la nueva colección de Dador pensando vincular las dos marcas en un proyecto un poco más pensado, para crear algo muy especial”. (2019)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.