¿Quién fue la primera afrocubana dueña de una imprenta?

El proyecto El Club del Espendrú recordó la impronta de una intelectual y feminista olvidada en su propia tierra.

Dámasa Jova con niños del programa Hora radial.

Foto: Cortesía de Aracelys Rodríguez.

La Habana, 27 ago.- Parecería imposible. La pedagoga, poeta, periodista, política e intelectual María Dámasa Jova (1890-1940) hoy resulta desconocida en su propio país, a pesar del hito que representa por ser la primera mujer negra propietaria de una imprenta.

Justo ese silencio motivó a la investigadora Aracely Rodríguez a buscar en archivos, revistas, periódicos y libros para dibujar una imagen integral de una mujer que supo abrirse espacios en el mundo racista y machista de la entonces ciudad de Santa Clara, en el centro del país.

En un encuentro organizado el 23 de agosto por el colectivo El Club del Espendrú, en la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena, de La Habana Vieja, Rodríguez compartió sus resultados y llamó a reescribir la historia de Cuba de forma más inclusiva.

Dámasa joven.

Foto: Cortesía de Aracelys Rodríguez.

Multifacética

Titulado “Dámasa, más que Maestra”, el estudio de Rodríguez reivindica a una cubana que ejerció por décadas el magisterio y fundó las revistas Ninfas (1929), para la infancia, y Umbrales (1934), dirigida a adolescentes.

También hizo el programa de radio Hora radial y escribió en periódicos y revistas.

Jova no solo asistió a congresos de mujeres, sino que en época tan temprana llevó allí su discurso acerca de la situación de marginación de las mujeres negras en Cuba “como punto capital del Congreso Nacional Femenino”, enfatizó la investigadora.

A su juicio, este discurso analítico “es esencial para entender el problema racial de la mujer negra y enmarcarla desde lo político: fue fundacional de la construcción y el desarrollo de un pensamiento feminista negro cubano”.

“Desde muy temprano alerta sobre las asimetrías y la farsa que existía entre el discurso de igualdad de las mujeres blancas que conforman el movimiento de la primera ola del feminismo, (…) y las realidades de las mujeres negras”, apuntó.

Como pedagoga, destacó Rodríguez, Dámasa Jova instituyó nuevas metodologías para dotar a docentes de herramientas que les permitieran lograr el protagonismo de una enseñanza más dinámica y postmodernista.

No menos relevante fue su presencia en la política: participó en la huelga general de maestros de 1935, fue propuesta para representar a las mujeres en la constituyente de 1940 y se presentó como candidata al Congreso de la República y se afilia, con el número uno, al Conjunto Nacional Democrático.

Como poeta, Jova publicó en Santa Clara, en su imprenta Ninfas, los poemarios Arpegios íntimos (1926) y Ufanías (1927).

Rodríguez presentó los resultados de su investigación a las personas que asistieron al espacio del Club del Espendrú.

Foto: IPS_Cuba

Repercusión

En el debate que siguió la presentación, el escritor Roberto Zurbano destacó: “esta figura es muy importante, porque va a romper muchas historias habanocentristas, que cruzan todas esas historias: la de la educación, la mujer, la intelectualidad y habrá que hacer un examen de su obra poética”.

“Este trabajo se ubica en una encrucijada donde se están reescribiendo dos o tres formas de la historia: de la mujer en Cuba, en este caso de la mujer negra, de la intelectual cubana y la educación en Cuba”, enfatizó Zurbano.

A juicio de Regla Perea, directora de la biblioteca sede del encuentro, “hay que dar a conocer mucho más nuestra cultura, de todo este gran árbol que es la cultura cubana”.

“A la sombra de Marta Abreu (figura icónica de Santa Clara), rica, blanca –que no le quitamos su mérito para nada-, Dámasa Jova quedaba muy por debajo de que alguien pudiera escribir sobre ella en una sociedad racista”, dijo.

El rapero Alexei Rodríguez consideró una lástima que en la historiografía cubana la figura de Jova “no se recoja como debe ser”.

Al respecto, Bárbara Danzié, del Archivo Nacional, destacó lo importante de retomar la investigación sobre la intelectual negra cubana para saldar las deudas con ella y otras mujeres de su talla.

La historiografía y la narrativa histórica, dijo, lamentablemente tienen muchos vacíos que se están llenando en estos momentos con investigaciones y tesis de maestría y doctorado” de personas con gran sensibilidad en la temática afro.

La investigadora Yulexis Almeida exhortó a convertir la tesis en libro, lo que “aportaría muchísimo”.

Por su parte, la periodista Gisela Arandia opinó que es relevante profundizar el estudio acerca del papel de las pedagogas negras en la historia.

La activista Irene Esther Ruiz propuso recomendar al sistema de educación incluir la figura de la destacada afrocubana en los libros de texto y planes de estudio, mientras que el narrador oral Lucas Nápoles consideró que el cine sería un medio efectivo para dar a conocer estas historias de vida. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.