Proyecto apoya la seguridad alimentaria en Villa Clara

Fortalece a cooperativas en la resiliencia a eventos meteorológicos como sequías y huracanes, que provocan graves daños en la agricultura.

De izquierda a derecha, Moraima Céspedes, del Ministerio de la Agricultura; Alberto Navarro, embajador de la UE en Cuba; y Paolo Mattei, representante de PMA; entre otros representantes de entidades cubanas e internacionales que participan en el proyecto.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 24 dic.- Un proyecto en siete municipios de la provincia cubana de Villa Clara busca garantizar a niñas y niños alimentos con alta calidad mediante el manejo agroecológico, preparar a agricultores para enfrentar los embates del clima y empoderar a las mujeres.

Se trata de la iniciativa Fortalecimiento de la resiliencia comunitaria para la seguridad alimentaria y nutricional en municipios de la central provincia de Villa Clara (ProAct), promovida entre el Ministerio de la Agricultura, la Unión Europea, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

De acuerdo con Jorge Luis Pozo, del estatal Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical y coordinador de ProAct, es importante haber creado un programa que permita mejorar un poco la calidad de vida de quienes viven en esas zonas impactadas en 2017 por el huracán Irma.

A su juicio, resulta novedosa la conjunción de varios ministerios cubanos apoyados por organismos internacionales, como PMA y FAO, para la mejora de las instalaciones productivas, la calidad de vida de los niños con mejor alimentación y la información que le permite al productor estar preparado ante las variabilidades climáticas.

Con un monto de dos millones de euros, esta iniciativa suscrita el 20 de diciembre llegará a los municipios de Corralillo, Encrucijada, Remedios, Caibarién, Camajuaní, Quemado de Güines y Sagua la Grande, entre los más perjudicados por el paso del devastador huracán Irma por la costa norte del centro de Cuba.

De acuerdo con Pozo, la experiencia contempla el fortalecimiento para las alertas de sequía, la salinización del suelo a partir de la penetración del mar, reducción del uso de agroquímicos, aumento de la calidad biológica de los alimentos y apoyos para que hombres y mujeres participen por igual en el programa.

De izquierda a derecha, Islien Meneses y Jorge Luis Pozo, de la coordinación local y nacional de ProAct, sostienen el convenio firmado en el Palacio del Segundo Cabo.

Foto: Archivo IPS Cuba

Seguridad alimentaria

Entre las prioridades del desarrollo económico y social para 2030, se han incluido los programas de autoabastecimiento municipal en el país.

ProAct se construyó desde la óptica de trabajar la resiliencia y la adaptación en cada uno de estos lugares, destacó en la ceremonia de firma Moraima Céspedes, directora de Asuntos Internacionales del ramo agrícola.

Varios son los propósitos, entre ellos, fortalecer las capacidades para el manejo integral de huracanes y sequía a nivel local y lograr la resiliencia de la cadena de valor de hortalizas y vegetales, que potencie un sistema de protección social  más eficiente y sostenible.

Y persigue apoyar una dieta diversificada, nutritiva e inocua, mediante el Programa de Alimentación Escolar en condiciones de sequía y tras el paso de huracanes, y fortalecer la capacidad para el monitoreo, análisis y uso de la información generada a nivel local para la toma de decisiones vinculada a la seguridad alimentaria y nutricional.

Todo ello construye la resiliencia de los sistemas alimentarios de los municipios beneficiados.

Islién Meneses, especialista de ciencia y técnica de la Delegación Provincial de la Agricultura en Villa Clara y coordinador provincial de ProAct, consideró que el proyecto apoyará a los gobiernos municipales “a ser un poquito más independientes, gestionar sus recursos y producir y llevar los productos directamente y más frescos  a las escuelas y círculos infantiles”.

Consuelo Vidal, coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba, envío un mensaje sobre la importancia para la cooperación de proyectos como ProAct.

Foto: Archivo IPS Cuba

Resiliencia

Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea en Cuba, destacó el interés por promover tanto una agricultura resiliente y sostenible, así como una educación, con buenas pautas alimenticias.

Destacó las acciones de Cuba a favor de una agricultura sostenible, la soberanía alimentaria del país para que haya menos dependencia de las importaciones, lo que es “tarea titánica, pero la Unión Europea está aquí acompañándoles y queriendo ayudarles”.

Cuba importa anualmente alimentos por unos 2.000 millones de dólares, constituyendo junto con el combustible los mayores volúmenes de importaciones de la nación.

A juicio del representante del Programa Mundial de Alimentos, Paolo Mattei, “tenemos que desarrollar la capacidad para que el desastre no cree tantos daños”.

Según dijo, el proyecto durará tres años y tendrá como beneficiarias directas a 26 cooperativas, 3 000 campesinos, 1 000 funcionarios y 49 centros educacionales con alrededor de 2 000 niñas y niños. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.