Cumple una década el proyecto Cubaemprende

La celebración del aniversario de esta iniciativa de asesoría a personas emprendedoras en Cuba incluye un encuentro de graduados y una expoferia.

La séptima edición de la Feria Emprendimiento será los días 26 y 27 de mayo.

Foto: Cortesía de Cubaemprende

La Habana, 11 may.- Pionero en las asesorías y la capacitación de personas emprendedoras, el fortalecimiento continuo de la comunidad de emprendimientos y la introducción de la responsabilidad social empresarial, el proyecto Cubaemprende celebra este mes su décimo aniversario.

“Estamos preparando varios encuentros, queremos extenderlos a lo largo de todo mayo”, declaró William Bello, coordinador de capacitación del proyecto y de su programa Oasis, de responsabilidad social empresarial.

Entre las acciones previstas en la jornada, y después de dos años de encuentros virtuales, se encuentra la séptima edición de la Feria Emprendimiento 10mo aniversario, los días 26 y 27, bajo la divisa: “Coincidir, aportar y crecer”.

“Desde su primer aniversario, Cubaemprende ha sido un promotor del emprendimiento y vamos a seguir exponiendo el quehacer de los emprendedores a través de la expoferia”, destacó Bello.

Otra de las acciones, destacó, es un encuentro con los graduados en las capacitaciones virtuales, porque “Cubaemprende no cerró sus puertas durante la pandemia, al contrario, las abrió mucho más y dimos oportunidades mediante WhatsApp, el medio que menos datos consume, para hacer un uso racional de los recursos”.

¿Qué es Cubaemprende?

El proyecto surge como iniciativa del Arzobispado de La Habana, con el propósito de ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas y contribuir al progreso social a través del desarrollo de la mentalidad económica.

Para lograr ese objetivo, brinda capacitación y asesoría en materia empresarial a quienes deciden iniciar o mejorar una actividad económica en formas de gestión no estatal.

Según Bello, esta actividad de apoyo a la comunidad emprendedora toma como referencia un método de enseñanza intensiva empleado por la Fundación Proempleo, en México.

El proyecto brinda un curso básico con cuatro módulos: Desarrollo humano, Mercadotecnia y administración, Contabilidad y finanzas y Ventas y servicios al cliente, así como talleres y conferencias de actualización y asesorías especializadas e individuales en temas como estrategia, marketing, contabilidad, gestión legal, administración y comunicación.

En sus 10 años de actividad en Cuba, el Taller Emprende suma más de 8.000 personas graduadas, a la vez que más de 900 negocios se consolidaron con los servicios empresariales que brinda el proyecto, apuntó su coordinador de capacitación.

De acuerdo con Bello, en México, el método permite invertir la matriz de fracaso de los negocios: generalmente, el 80 por ciento cierra a los dos años, sin embargo, entre quienes pasan ese sistema de asesoría y capacitación persisten en el tiempo más del 80 por ciento.

“En el caso de Cuba, las personas que vienen a la capacitación y nos acompañan durante todo el proceso de asesoría, cuando terminan, más del 80 por ciento siguen con el negocio funcionando”, puntualizó.

Cubaemprende, enfatizó, fue pionero en la introducción de la responsabilidad social empresarial en el ecosistema de emprendimiento cubano, desde 2014, con el programa Oasis, “ayudando a formar el tipo de emprendedor que creemos va a contribuir al desarrollo del país”.

A ello contribuyen cursos y premios, “para que las personas entiendan que, desde su negocio, puede hacer una gestión sustentable y sostenible”, apuntó.

Espaldarazo a los negocios

A continuación, IPS Cuba comparte criterios de participantes en los cursos de Cubaemprende.

Jesús Menéndez, del negocio FAMEGA, que se dedica a la carpintería de puertas, ventanas, trabajos por encargo y, recientemente, resultó premiado en la I Feria de Desarrollo Local de La Habana por sus ayudas para personas de la tercera edad.

“Cubaemprende fue la semilla que le permitió a FAMEGA comenzar a pensar como negocio. La idea que teníamos de llevar las finanzas era casi de bodega”, dijo.

A su vez, destacó que el curso virtual vía Whatsapp “confirmó que la estrategia de comunicación que teníamos era la adecuada y nos abrió los ojos sobre la relación con los clientes, como servidores públicos”.

Deyni Terry, de BarbarA’s Power, la primera marca de ropa afro en Cuba, recordó que cuando vieron la convocatoria de Cubaemprende para que pequeños negocios se prepararan, no lo pensaron dos veces y cuatro de sus integrantes se incorporaron.

“Cubaemprende es una experiencia interesante porque te vincula directamente con negocio emergentes y otros en formación, que necesitan fortalecer algunas herramientas para su funcionamiento y avances”, señaló.

“Lo mejor son las relaciones humanas y los vínculos interpersonales, mediante sesiones de psicología, sociología y contabilidad, y no se queda en lo comercial, da pautas para entender a los clientes y no deja solos a los graduados, pues tiene estructurados paquetes que los acompañan en el tiempo”, valoró la joven emprendedora. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.