La huella de España pervive entre los libreros cubanos

Durante la primera mitad del siglo XX, comerciantes de la península ibérica marcaron el rumbo de la producción y comercialización de libros en La Habana.

La Moderna Poesía, fundada por un librero español, destaca en la actualidad como una de las instituciones insignes de su tipo en la capital cubana.

Foto: colach de fotos elaborado con Google Image

La Habana, 8 ene.- El trabajo de los libreros españoles resultó notable en la producción de las letras en Cuba durante la primera mitad del siglo XX, cuando fundaron instituciones que todavía hoy son recordadas, como La Moderna Poesía, una de las librerías icónicas de La Habana.

Esas reivindicaciones históricas fueron expresadas por la profesora de la Universidad de La Habana (www.uh.cu) Carmen Almódovar, en la conferencia El papel de los libreros españoles en pro del desarrollo de la cultura cubana (1910-1958), impartida en la Sociedad de Beneficencia de Naturales de Cataluña.

En 1890, el gallego José López Rodríguez fundó La Moderna Poesía, en el mismo sitio donde todavía está ubicada actualmente esta librería insigne de la isla, en las calles Obispo y Bernaza de la parte más antigua de la capital.

A veces, cuando se habla sobre él, se piensa solo en el millonario que se suicidó cuando cayó en la bancarrota, pero poco se dice de todo lo que hizo en el mundo del libro, señaló la académica.

Si bien este español llegó a Cuba casi analfabeto, tenía una gran intuición y logró crear un próspero establecimiento comercial que devino luego en un suceso cultural y fue el principio de una gran industria del libro, agregó.

Cuando muere, su hijo López Serrano fusionó La Moderna Poesía con la Librería Cervantes y conformó el sello Cultural S.A., que tuvo la posibilidad de imprimir sus libros con las mejores técnicas de aquel tiempo y se convirtió en referente para los demás centros de su tipo, apuntó Almodóvar.

“De 1940 data la construcción de La Moderna Poesía como la conocemos ahora. Y después del triunfo de la Revolución Cubana de 1959, acogió importantes presentaciones de libros”, resaltó.

Aunque en el presente aún funge como librería, se ha perdido ese ambiente donde las personas acudían en busca de orientación, consideró la especialista.

“Antes, quienes vendían libros allí sabían mucho de lo que estaban ofreciendo, amaban la lectura, guiaban a las personas y eso se ha perdido un poco en nuestros días”, lamentó.

Otro de los libreros españoles influyentes en esa época fue el castellano Ricardo Veloso, el fundador de la librería Cervantes en 1910, en la calle Galiano.

“Veloso desde allí desarrolló una ardua labor de impulso a las publicaciones cubanas, sobre todo con la creación de Cultural S.A.”, indicó Almodóvar.

También, añadió la filóloga, el librero potenció la Revista Literaria Cervantes, que tuvo colaboradores como el ensayista Juan Marinello y pretendía hacer un resumen de las actividades literarias, como muchas otras desarrolladas por los libreros.

Creó además el Premio Cervantes, contribuyó a mejorar la política editorial del país, lideró campañas en defensa del libro local y apoyó al antropólogo Fernando Ortiz en su iniciativa de la Institución Hispana-Cubana de Cultura, detalló la investigadora.

Varios de los más influyentes libreros españoles instituyeron como una práctica habitual el establecimiento de revistas y premios literarios, como fue el caso del castellano Valentín García, con su Editorial Librería Minerva.

Entre las actividades surgidas al calor de esas librerías destacaron las tertulias literarias que otorgaron una amplia vida cultural a esos centros.

Muchos de estos libreros españoles se fueron cultivando sobre la marcha, abogaron por la creación de la Cámara Cubana del Libro y se especializaron en diferentes temas, de acuerdo a las necesidades del público lector: producciones de bajo costo, textos escolares, volúmenes cubanos, publicaciones de derecho e historia. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.