Documental refleja 30 años de amor entre dos artistas cubanas

Es el largometraje Sara y Diana. La Victoria, que por primera vez lleva al cine la relación sentimental y creativa de la cantante Sara González y la pintora Diana Balboa.

Sara González y Diana Balboa vivieron su amor con transparencia, sin ocultamientos, a pesar de algunas incomprensiones y discriminaciones.

Foto: Tomada de lajiribilla.cu

La Habana, 30 dic.- La historia de dos reconocidas artistas cubanas que durante tres décadas disfrutaron y defendieron su amor por encima de discriminaciones e incomprensiones, aparece reflejada por primera vez en el documental Sara y Diana. La Victoria, realizado por Claudia Rojas.

El largometraje de 62 minutos describe la relación sentimental y creativa que sostuvieron la cantante Sara González (1951-2012) y la pintora Diana Balboa.

Entrevistas a amistades y colegas de la pareja, fotografías, notas de prensa y canciones, acompañaron la dramaturgia de un audiovisual que contó con el testimonio inédito de Balboa sobre sus vivencias más íntimas.

“Este documental es una muestra de valor, una cualidad que definía a Sara, una mujer que fue valiente en muchos aspectos de su vida”, dijo a la Redacción IPS Cuba Balboa, quien es protagonista y productora del filme.

¿Quién fue Sara González?

Compositora y cantante. Fue una de las principales voces del movimiento artístico cubano conocido como la Nueva Trova, que cuenta con otros reconocidos exponentes como Pablo Milanés, Silvio Rodríguez y Noel Nicola.
González, quien fuera identificada como una de una de las voces más importantes de las canciones con tema político en Cuba, integró también el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC y el Conjunto Nacional de Espectáculos.
Además de acompañar con su voz los sucesos más importantes de la nación caribeña durante décadas, dedicó grandes esfuerzos a sostener un espacio cultural comunitario que aún persiste, llamado el Jardín de la Gorda, con más de 15 años de existencia en el barrio habanero de Vedado.

La artista de la plástica comentó, además, que cinco años después del fallecimiento de Sara González “sentía la necesidad de conversar y contar un poco de esos 30 años de convivencia”.

La historia del audiovisual se enfoca más en aspectos positivos como la amistad, la sinceridad y la comunión que existió entre ella y “su gran amor”, explicó.

“En Cuba, cuando se toca el tema de la homosexualidad suele hablarse solo de lo malo, los aspectos trágicos, la represión del pasado y otras cuestiones negativas, pero se olvida que detrás está la vida de personas que se sobrepusieron a esas cuestiones”, enfatizó la creadora, de 72 años.

A su juicio, “la memoria histórica no se puede perder, eso tiene que servir para que no se cometan los mismos errores, pero no debe impulsarnos a mostrar siempre un discurso pesimista”.

Y subrayó que la actriz y cineasta Claudia Rojas “supo captar que, a pesar de la doble discriminación sufrida, por ser lesbianas y por ser mujeres, nuestro amor lo vivimos con transparencia, sin ocultamientos, desde la sinceridad y la verdad”.

“Eso es lo que refleja el documental, cómo Sara fue feliz con su música, yo con mis artes plásticas, y siempre apoyándonos, con optimismo y viviendo una vida de valentía y deseos de luchar”, afirmó.

La artista de la plástica, Diana Balboa (izquierda), junto a la realizadora Claudia Rojas.

Foto: Tomada de lajiribilla.cu

Además, Balboa compartió algunos de los motivos que la hicieron confiar su mundo más íntimo y espiritual a la directora de la cinta.

“Claudia es una persona que va por el mundo con su verdad y con mucha pureza, y eso le permite apropiarse de la verdad de los demás y lograr empatía”, compartió.

“Fue fácil abrirle los archivos de Sara, los míos y las puertas de la casa, porque siempre se acercó con seriedad y respeto a nuestra relación y nuestro espacio creativo”, remarcó.

Rojas, entretanto, rememoró que “al inicio solo se iban a filmar dos horas del espacio cultural Jardín de la Gorda, creado por Sara hace más de 15 años, pero al final teníamos como cinco horas de buen material y surgió la idea del documental”.

Para ella fue significativo “descubrir en Diana a una mujer que respira optimismo, que tiene un amor inmenso por ella misma, por lo comunitario y por todo el que la rodea”.

“Y yo quería una historia positiva, de victorias, tal y como salió, de un amor y de cómo lo vivieron con honestidad”, concluyó. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.