Proyecto abona en jóvenes cubanas el interés por las ciencias

Sigma es una iniciativa con enfoque de género, diseñada para promover la inclusión de las mujeres en el campo de la Ciencia y la Tecnología.

El proyecto Sigma busca que más muchachas ingresen a los perfiles tecnológicos, científicos y las ingenierías en las universidades cubanas.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 3 jul.- Nacido en 2016 en la Facultad de Matemática y Computación (MatCom) de la Universidad de La Habana, Sigma es hoy un proyecto ciudadano que promueve acciones para que más muchachas ingresen a los perfiles tecnológicos, científicos y las ingenierías.

Con el acompañamiento de Fernando Rodríguez, profesor de esa facultad y director del show humorístico de ciencia y tecnología, Delta, la joven profesora Amalia Gómez Marcheco creó esta iniciativa.

“Fernando y yo discutimos sobre cómo mejorar la formación vocacional en los preuniversitarios, y entonces sugerí algo con enfoque de género”, explicó Gómez a la Redacción IPS Cuba.

“El por ciento de mujeres en las carreras de Ciencia y Tecnología está muy por debajo de la matrícula de los varones. Cursaba el cuarto año de Ciencias de la Computación y la presencia femenina en mi curso representaba menos de 20 por ciento”, recordó la joven.

La joven profesora Amalia Gómez Marcheco creó esta iniciativa en la Facultad de Matemática y Computación de la UH.

Foto: Tomada del perfil de Facebook de la creadora del proyecto Sigma

Aprovechando el contexto mundial que favorece la inclusión de las chicas en STEM (acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), la facultad habanera se une a esa corriente mediante una propuesta que hasta hoy parece ser única en el país caribeño.

“Sigma no posee fines de lucro”, defiende Gómez, su fundadora. “En nuestras actividades participan muchos voluntarios, en su mayoría, profesores y estudiantes de MatCom”, puso como ejemplo.

“Aunque implicamos con más énfasis a las mujeres, destinamos las actividades a todas las personas atrapadas por el mundo tecnológico. Tratamos de empoderar la figura femenina de varias formas: impartiendo charlas sobre las carreras de Ciencias, con ferias y exposiciones”, detalló.

El alcance del proyecto es provincial, pues aunque recibe el apoyo constante de la Universidad de La Habana, carecen de recursos suficientes para operar en todo el país.

Para algunas actividades han contado con el soporte logístico de entidades gubernamentales y negocios privados como DEUS, Negolution o ArtPrint, quienes ven en Sigma una propuesta de equidad.

Como ejemplo de este reconocimiento por parte de otras organizaciones, Gómez Marcheco destacó la última edición de la actividad dedicada a la programación Hora del código, en la cual el equipo de la compañía de internet Google en Cuba usó todo el día un doodle (imágenes conmemorativas a partir del nombre de la empresa que coloca en su página principal) con un mini juego para aprender a programar.

Sin embargo, comentó lo difícil que resulta la interacción con las instituciones y organismos estatales, pues imponen trabas burocráticas que ralentizan el avance del proyecto y su reconocimiento.

“Todo es más sencillo cuando podemos organizar las actividades sin ayuda externa. Como equipo, además de organizar las proyecciones, convocar, promocionar, debemos también luchar contra las puertas que se cierran, que requieren sobre todo tiempo y paciencia”, lamentó.

Entre las y los integrantes de Sigma, figuran David Darias, Pedro Quintero, Claudia Paredes, Laila González, Rocío Cruz Linares y José Gabriel Ríos, entre otros. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.