Taller crea alianzas contra el acoso escolar homofóbico en Cuba

En el país no existen estudios cuantitativos relacionados con esta forma de violencia, alertan especialistas.

Prevenir, sensibilizar, identificar el acoso escolar homofóbico, se encuentran entre los objetivos del taller.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 6 mar.- Un tema poco estudiado en la isla caribeña, reunirá a especialistas, docentes e investigadores durante el Taller de socialización de resultados e intercambio de experiencia sobre el bullying homofóbico en instituciones educativas cubanas, que organiza la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona y su Facultad de Ciencias de la Educación.

El encuentro, previsto entre el 26 y 28 de abril venidero, tendrá como temas la prevención del acoso escolar homofóbico y metodologías y estrategias para la prevención de este flagelo por parte de la comunidad educativa.

“Nos motiva el deseo de contrarrestar y participar activamente en la prevención de cualquier acto de discriminación y violación hacia los derechos humanos”, explicó a la Redacción IPS Cuba la investigadora Yoanka Rodney, al referir los motivos para convocar al inusual taller.

A su juicio, “es indispensable que la formación pedagógica actué protagónicamente por la responsabilidad que tiene en la formación de los maestros que influirán con su labor educativa en las escuelas”.

Primera aproximación

Un estudio preliminar realizado en 2015 en algunas escuelas de La Habana bajo el auspicio de la Unesco, recogió información sobre la percepción de seguridad, empleo del lenguaje homofóbico, lugares de riesgo y los sentimientos de exclusión que involucran, de manera directa o indirecta, a 130 estudiantes de diferentes niveles de enseñanza ante situaciones de acoso escolar homofóbico.
Entre los lugares de riesgo, arrojó que se incluyen el receso, los baños y alrededores de la escuela, resultados semejantes a los recabados en otros países.
Quienes identificaron mejor la existencia del problema fueron los estudiantes de nivel secundario, preuniversitario y de pedagogía, no así los de primaria y educación técnica profesional.
Hasta el momento, se desconoce si el fenómeno se comporta igual en entornos urbanos y rurales, dijo Rodney.
Informó que la investigación se extenderá a los municipios cabecera de las provincias de Pinar del Rio, Matanzas, La Habana, Cienfuegos y Guantánamo, pero no a zonas rurales por falta de financiamiento.

Según Rodney, el bullying es un comportamiento negativo, repetitivo e intencional (desagradable o hiriente) de una o más personas contra alguien con dificultad para defenderse.

“Es un tipo de violencia típica del estudiantado, que aparece cuando el daño que se causa es intencional. Por lo general ocurre a espaldas del profesorado aunque, en ocasiones, algunos comportamientos del personal docente favorecen su aparición”, describió.

Entre sus características, indicó, se encuentran una relación interpersonal caracterizada por un desequilibrio real o superficial de poder; comportamiento agresivo, llevado a término de forma repetitiva e incluso fuera del horario escolar; y mucha dificultad para defenderse por parte de niñas, niños, adolescente y jóvenes expuestos a esas acciones negativas.

En el caso del bullying homofóbico, se trata del conjunto de acciones y comportamientos discriminatorios violentos hacia niñas, niños, adolescentes y jóvenes que por motivo de su homosexualidad o aparente homosexualidad, son involucrados de manera repetida en situaciones de violencia y ocupan fundamentalmente los roles de víctimas y espectadores.

El taller, auspiciado por el estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la Sociedad Cubana Multidisciplinaria de Estudios de la Sexualidad y el Centro Oscar Arnulfo Romero, forma parte del proyecto Estudio sobre el bullyinghomofóbico en instituciones educativas cubanas, aprobado en 2016 en la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, en La Habana, única de su tipo en el país y rectora de la formación pedagógica.

Este encuentro, el primero de su tipo, persigue estimular la participación de estudiosos e interesados sobre el tema para identificarlos y propiciar intercambios y alianzas de cara al futuro.

“Convocamos a familiares porque las familias de quienes son víctimas de este tipo de violencia también viven la discriminación y, en muchos casos, no reciben apoyo alguno de las instituciones”, dijo.

Al concebir la participación de maestros y funcionarios del Sistema Nacional de Educación, apuntó, “contribuimos a la sensibilización, identificación y visualización del problema y nos apropiamos de experiencias y buenas prácticas que contribuyan a su prevención”.

De acuerdo con la profesora, el taller responde a la primera consulta internacional sobre el bullying homofóbico en centros educacionales convocada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en Brasil, en diciembre de 2011, a la que asistió Cuba entre otras 25 naciones.

La cita instó a los gobiernos a proporcionar acceso universal a una educación de alta calidad, al eliminar la inaceptable y devastadora prevalencia de ese tipo de acoso en las instituciones educacionales.

Aunque el proyecto concibe en particular abordar el bullying homofóbico, alertó Rodney, “no es posible desconocer otras formas de acoso que se producen entre los estudiantes por motivo de imagen corporal, variaciones en el desarrollo asociadas o no a la discapacidad, ritmo de aprendizaje y color de la piel, entre otros identificados por la investigación.

Según Rodney, los estudios sobre el bullying homofóbico en Cuba son casi nulos y solo algunos estudios publicados en la revista del Cenesex y otros que recogen testimonios de psiquiatras y psicólogos infantiles, permiten inferir lo que sucede en la escuela en ese sentido.

Los escasos acercamientos arrojan que, aun cuando se reconoce la existencia de estudiantes que sufren de acoso, por su aparente o asumida orientación sexual, los estudiantes perciben un alto grado de seguridad y satisfacción en sus escuelas. (2017)

Un comentario

  1. Elizabeth Salguero

    Creo que todos los países deben de tener al personal académico entrenados para evitar el bullying, es muy doloroso para los niños y adolescentes que sufren ese tipo de acoso, he sabido que en EE.UU, a algunos adolescentes los ha llevado hasta el suicidio.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.