A debate

Líderes naturales en Cuba: perdidos en las comunidades

Sobre quiénes son los líderes naturales, cuáles retos enfrentan y su rol en la actual reforma económica, social y política de Cuba, la Redacción IPS Cuba indagó para realizar su última edición de A Debate.

  1. ¿En qué medida las reformas (o actualización del modelo) exigen y han contribuido a elevar el protagonismo de las comunidades?

    Ailynn Torres

    Consideramos que aún es incipiente el protagonismo en las comunidades y los mecanismos actuales no se corresponden con el discurso oficial. Las reformas requieren personas con creatividad y capacidad de convocatoria que no estén permeadas de los estereotipos que han caracterizado el liderazgo a nivel comunitario.

    La actualización del modelo necesita para su validación práctica de estos líderes naturales, que existen, para materializar los cambios que exige la sociedad cubana actual.

    Las comunidades rurales sobre todo y cada una por separado necesitan de un urgente estudio para reordenar necesidades, capacidades y orientación de recursos que no pueden salir sino de ellas misma donde, el líder comunitario amen de los miedos debe ejercer su fuerza y hacer acciones sobre lo que está legislado en Cuba. En cambio, trabajan para leyes electorales y consejos populares desconocidas para la mayoría de ellos.



    La actualización del modelo económico lleva a ser más autónomos e independientes. La nueva economía exige que las personas se capaciten y dejen de ver al Estado como el papá que les lleva la comida a la boca. Vivimos el proceso de que cada quien conciencie que debe formarse, crecer y estructurarse desde sus propios saberes.

    Aunque todavía hay personas que te miran asustadas cuando les dices que eres independiente, es decir, que no estas asociada a ninguna empresa o entidad estatal-gubernamental. Te miran o te tratan como si fueras una disidente (opositor político). Todavía falta mucho para que la gente tome conciencia de que ser independiente es legítimo y así puedes contribuir también al desarrollo intelectual, profesional y económico del país.

    En este momento, la mujer juega un papel importante. La mujer de por sí es una líder natural, lo que muchas veces no se les da espacio.

    Para la masonería, la mujer es considerada la base de la constitución de la familia. Es responsable de ser la base del concepto familiar y tiene un papel protagónico en todo: las manifestaciones de la vida, el hogar, la proyección educativa de sus hijos y tener presencia en el medio social donde se desenvuelve.

    Tenemos la fraternidad de las Hijas de Acacia, que llevan de Oriente a Occidente el pensamiento masónico a través de la palabra y la proyección femenina.

    A medida que se descentralizan los recursos y las decisiones hacia la base o las comunidades, se contribuye a elevar su protagonismo.

    Las reformas han contribuido, quizás, a aumentar el protagonismo de las personas, al diversificar los actores de la economía y priorizar el trabajo por cuenta propia; pero no ha promovido hasta el momento espacios de organización productiva, política, social y otros, que aseguren o dinamicen el de las comunidades.

    De hecho, el nuevo modelo económico —cuya prioridad es, como se ha reiterado, aumentar la producción— no ha involucrado una reflexión de fondo sobre las implicaciones que ello tiene para los espacios locales. Sin embargo, es conocido que se están llevando a cabo experimentos importantes de descentralización, económica y política, en las ahora provincias de Mayabeque y Artemisa; pero aún no hay mucha información pública sobre sus resultados.

    Si logramos que con el actual proceso de cambios se estimule un mayor protagonismo de las comunidades y se generen sinergias y complementariedad entre ellas, podremos quizás reconstruir actores, espacios y procesos de interés para la democracia.


  2. ¿Qué grado de participación tienen las mujeres en el liderazgo comunitario? ¿Por qué?

    Araís Chávez Valia Solís Rosío Fernández y Rita M. García

    Dentro de los avances más significativos en la segunda mitad del siglo XX ha sido paulatina la inserción de las mujeres, no obstante sigue siendo desigual la participación femenina en los espacios de toma de decisiones que históricamente se han adjudicado a los hombres. Esto responde a un condicionamiento social centrado en las tareas domésticas, papel atribuido por la sociedad a través del tiempo, es decir, como construcción social.

    En las instituciones cristianas este protagonismo se ha visto minimizado por la cultura patriarcal reforzada con interpretaciones de la Biblia.

    En la Cuba de hoy el 66 por ciento de la fuerza profesional se corresponde con el sexo femenino.

    Sin embargo, existe ambigüedad en este sentido expresada por la incorporación de las mujeres al espacio público pero como estrategia de supervivencia familiar, con la consecuente sobrecarga de roles, lo cual dificulta que se asuman otras actitudes desde el liderazgo. Esto no niega que existe representatividad de féminas pero si entendemos el liderazgo como la capacidad de influir en los/as otros/as desde un fuerte sentimiento de compromiso, esta realidad se ha dado más al interior de las familias cubanas.



    La mujer ahora, increíblemente, vuelve a ser parte principal de las acciones de la familia. Hay una tendencia a que la mujer sea el eslabón primordial de la familia en cuanto a la educación. Pero, en las comunidades donde las mujeres llevan la parte económica, La mujer ahora, increíblemente, vuelve a ser parte principal de las acciones de la familia. Hay una tendencia a que la mujer sea el eslabón primordial de la familia en cuanto a la educación. Pero, en las comunidades donde las mujeres llevan la parte económica, también lideran la toma de decisiones sobre cómo enfrentar las nuevas situaciones del país.
    Hoy en los ministerios e instituciones hay muchas mujeres directivas.

    Potencialmente, por las posibilidades que les ha brindado la Revolución (Cubana de 1959) para su desarrollo integral, de acuerdo con sus capacidades y aptitudes, las mujeres pueden tener un alto grado de liderazgo comunitario. Sin embargo, por discriminaciones arrastradas del pasado, existen obstáculos para su liderazgo en determinadas comunidades.

    Esta es una pregunta —también lo son las anteriores— que no podría responder del todo, pero me referiré a algunos aspectos que contribuyan a pensarla. Con ella se apunta hacia el tema de la desigualdad de género, muy trabajado en Cuba a nivel académico y menos en los espacios de decisión política. Nuevamente, comienzo por un lugar de interés que contribuye a analizar el tema.

    En lo referente al ámbito político, algunos estudios recientes hablan de una presencia significativa de mujeres. Nosotras somos 49,9 por ciento de la población, 42 por ciento de los miembros del Comité Central del Partido (Comunista de Cuba), 48,86 por ciento de la Asamblea Nacional y 44,7 por ciento del total de delegadas de las asambleas provinciales del Poder Popular. En el Buró Político, sin embargo, solo hay una mujer. Pero, cuando se indaga en los espacios locales, a través, por ejemplo, del número de mujeres delegadas municipales, este es significativamente inferior. Tendríamos que preguntarnos si ello tiene que ver con que, a nivel municipal, no funcionan las Comisiones de Candidaturas y las cuotas de promoción de la mujer en cargos políticos no es posible de establecer. Si eso fuera cierto, habría que pensar que es en los espacios locales donde se expresan los procesos más abiertos de desigualdad de género. (más…)


  3. ¿Es el contexto local cubano propicio para el nacimiento y desarrollo de líderes naturales? ¿Por qué?

    Araís Chávez Valia Solís Rosío Fernández y Rita M. García

    El contexto cubano es propicio para el surgimiento de nuevos líderes naturales, aun cuando se ha limitado la potenciación de estos por la verticalidad en el proceso de toma de decisiones, que si bien fue necesario en un momento histórico del proceso revolucionario, este contexto cambió y ahora la conciencia social no está a la par de las exigencias que impone la situación.
    Esto no es indicativo de imposibilidad de surgimiento de líderes naturales. La población ha sido dotada de saberes teóricos que son fortalezas en el ejercicio de cualquier forma de liderazgo y unido a la visibilización de elementos sociales como la pobreza, generan el surgimiento de líderes.



    Sí, sobre todo en medio del nuevo poder económico que viene surgiendo con la apertura del sector privado y cooperativo. Así, la persona se siente con voz propia y autonomía para decidir sobre lo que quiere para su bien, el de su familia y Cuba. El momento es propicio también para generar cambios en la mentalidad del cubano.

    Hoy conviven diversas situaciones, inquietudes y problemas, ya sean sociales, políticos, religiosos o comunitarios, que generan líderes que defienden determinados criterios. Toda vez que hay grupos, aparece el liderazgo. En un colectivo, algunos son simples seguidores, otros están presentes de verdad y algunos son presentes-ausentes, pero siempre uno toma el liderazgo y defiende la idea, la plantea, la proyecta.

    El líder nace según las circunstancias, se proyecta de acuerdo con la forma de vida del medio en que se desenvuelve y las necesidades del entorno.

    Sí, es propicio por el alto nivel educacional y político de la población, el desarrollo institucional alcanzado, que cuenta con organizaciones comunitarias bien estructuradas.

    Los líderes se desarrollan en un ambiente local más estrecho, lo que facilita el conocimiento de la población acerca de sus acciones.

    En línea gruesa, pienso que no lo es. En Cuba tenemos graves y antiguos problemas relacionados con las posibilidades asociativas de sujetos y grupos sociales, sea para cualquier fin. Ello, definitivamente, coarta los procesos organizativos “naturales” de las comunidades.

    Por el contrario, nuevos actores locales, para constituirse como tales, requieren pasar por aletargados caminos de autorizaciones para lograr una presencia en las comunidades, gran parte de los cuales terminan desautorizados. Ahí está incluido el trabajo de las ONGs, que con frecuencia tienen notables problemas para establecer anclajes estables en los espacios locales.

    Nuevamente, hay felices excepciones, localizables en disímiles lugares del país. Pero su trabajo ha sido y es, en general, muy dificultoso.


  4. ¿Qué problemas actuales de las comunidades desencadenan el surgimiento de líderes naturales?

    Ailynn Torres

    Las problemas son diversos y están asociados, en buena medida, a las condiciones materiales de vida, precarizadas. Vemos líderes comunitarios con más frecuencia allí donde las condiciones de reproducción de la existencia son más precarias y las personas tienen que buscar algún tipo de asidero social, a veces, frente a la insuficiente protección recibida por parte de la institucionalidad del Estado y de la política social. (más…)



    La carencia de recursos materiales y la dificultad para acceder al bienestar: dígase salud, educación, vialidad, agua, trabajo y otros, generan la vivencia de necesidades en diferentes realidades sociales, donde se identifican personas con capacidad de movilizar a la comunidad. Tienen como reto que este liderazgo no se formalice o institucionalice, limitando su creatividad.

    En primer lugar, las personas no reconocen a los líderes políticos como vía para solucionar sus problemas sociales. Quizás la estructura vertical establecida para pronunciar una necesidad, acercarse a determinado ministerio, institución o grupo, hace que las personas no se sientan identificadas, a pesar de las condiciones para el poder popular, avaladas en los estatutos del país.
    La voz del pueblo es horizontal y siempre hay una manera muy directiva y vertical para conectarla con las autoridades.
    Por eso, las personas se acercan un poquito más a los líderes (naturales) antes mencionados.

    Las dificultades sociales y económicas que hay en la actualidad hacen, fundamentalmente, que las personas se agrupen y surjan liderazgos. Por ejemplo, un “llega y pon” (barrio improvisado, precario e insalubre) surgió de personas que fueron fabricando sus pequeñas viviendas con lo que encontraron: desechos, tablas, etc., y, cuando fueron un grupo, generaron un líder con capacidad y voluntad de defender el derecho del colectivo de permanecer en el lugar ocupado.

    Mientras, la diversidad de ideas sobre determinado asunto también fomenta liderazgos. Cada casa y familia religiosa (creyente de la Santería, de origen africano) tiene un líder con proyecciones propias, que no siempre coincide con las ideas, criterios y proyecciones de los representantes de otras casas.

    Por otra parte, existen fraternidades milenarias con diversos liderazgos. En ese caso está la masonería en Cuba, que tiene dos líderes: el que dirige la Gran Logia de Cuba, que radica en Carlos III, esquina Belascoaín; y el que encabeza el Supremo Consejo, enclavado en la calle Jovellar, número 164, entre Espada y San Francisco, que en este caso soy yo.

    En estos momentos, atiendo el asilo por la parte masona, pero por ley está establecida una dirección alternativa con el gran maestro de la Gran Logia de Cuba. Por los resultados que hemos obtenido en nuestra gestión, se nos ha ratificado reiteradamente en el cargo desde 2011. Y justo ha sido en reconocimiento a lo que representa para los hermanos y hermanas tener una obra propia y filantrópica, como una residencia para personas de la tercera edad, en un país que envejece aceleradamente como Cuba.

    En el Parque Central, en La Habana, hay un liderazgo deportivo. Cada uno de los que están allí defiende un criterio que considera verdadero y muchos se convierten en personajes, en líderes de puntos de vista deportivos.

    Problemas de viviendas, insalubridad, ideológicos, organizativos, culturales, educacionales, servicios comunitarios, adicciones, corrupción y otros.


  5. ¿Cuáles son los principales líderes naturales de las comunidades cubanas?

    Ailynn Torres

    Antes de responder sobre el “liderazgo natural” de las comunidades cubanas, creo que es útil atender al carácter y sentidos de los “liderazgos formales”. Como es conocido, el sistema de Órganos del Poder Popular en las bases —instancia local del sistema político cubano— integra a los delegados del poder popular, con presencia a lo largo y ancho del país. Ellos podrían pensarse como los líderes formales de las comunidades, pero su legitimidad es harto discutida. (más…)



    Cuando hablamos de líderes pensamos en personas carismáticas, entusiastas y que toman riesgos, propio de lo que culturalmente caracteriza la idiosincrasia del cubano/a. Desde la experiencia de trabajo de nuestra institución reconocemos como líderes a aquellas personas con determinadas aptitudes, actitudes, capacidades y habilidades, que se potencian en las relaciones sociales que establecen con el medio en que viven, siendo capaces de mover a la comunidad en función de metas y/o proyectos comunes.

    La existencia de altos niveles de escolaridad no son sinónimos de liderazgo. Se requiere además de un fuerte compromiso que va desde lo personal hasta lo contextual más amplio. Los líderes naturales se reconocen dentro de comunidades rurales, en las iglesias, centros de trabajo y barrios, pudiendo incluso existir más de uno en un mismo espacio, lo cual refuerza las polaridades y no siempre promueve el desarrollo humano.

    En la mayoría de los casos los líderes naturales no coinciden con los líderes formales. En las comunidades rurales, suelen ser protagónicos el líder religioso, el médico o enfermera/o de la familia o un trabajador por cuenta propia con recursos que muchas veces se ponen en función de la comunidad.

    En estos momentos, los principales líderes naturales de las comunidades son los religiosos, de las diferentes denominaciones. También toman fuerza los nuevos propietarios de establecimientos o negocios privados, es decir, los cuentapropistas.

    Por otro lado, están los promotores de diferentes actividades artísticas y del área de la formación, como los educadores populares. Conozco ese ámbito porque soy parte de la Red de Educadores Populares, capacitados por el (no gubernamental) Centro Memorial Dr. Martin Luther King Jr.

    Son muy importantes los campeones deportivos, porque las comunidades reconocen mucho más su liderazgo y los siguen más que a los líderes políticos. También los artistas tienen una gran influencia entre la gente para llevar y multiplicar ideas.

    Los principales líderes se identifican de acuerdo al sector, área y proyección de su trabajo. Existen líderes masónicos, religiosos, políticos y comunitarios, que son naturales porque surgen de forma espontánea.

    Los líderes principales, naturales, son a nuestro criterio los maestros, médicos de la familia, dirigentes de organizaciones políticas y de masas, los pastores o sacerdotes de las iglesias locales y los presidentes de las organizaciones campesinas.


Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.