Mujeres trans de Matanzas aprenden sobre empredimiento

Coordinados por el proyecto sociocultural AfroAtenAs, los cursos de formación de habilidades profesionales abren nuevas oportunidades laborales para la ciudadanía trans.

El proyecto AfroAtenAs tiene claro que la inclusión es un concepto clave para lograr el empoderamiento de las mujeres trans.

Foto: Tomada del perfil de Facebook del proyecto AfroAtenas.

La Habana, 30 ago.- Mediante talleres de formación y el impulso a emprender, el Proyecto de Integración, Intervención y Transformación Sociocultural AfroAtenAs busca ampliar las posibilidades laborales de las mujeres trans en la ciudad occidental de Matanzas.

Los cursos que se desarrollan desde el mes de julio forman parte de la experiencia comunitaria Matanzas, ciudad inclusiva del proyecto, y continuarán impartiéndose hasta el 2022.

Hasta el momento se han realizado sobre idioma inglés, barbería y peluquería, maquillaje, y marketing, comunicación y emprendimiento.

Con estas habilidades, seleccionadas a partir de un diagnóstico de las necesidades e intereses de la ciudadanía trans en la urbe, se apunta al trabajo privado como vía para extender sus oportunidades laborales.

“Los talleres han orientado en cómo emprender sus negocios y cómo ser más eficaces a partir de los conocimientos que adquieren”, explicó a la Redacción IPS Cuba, Yoelkis Torres, coordinador general de AfroAtenAs.

Para el gestor cultural esta es también una forma de empoderamiento de un grupo vulnerable. “Presentarles nuevas oportunidades trae que ellas se sientan atendidas y motivadas para avanzar en su vida”, comentó Torres.

Las capacitaciones cuentan con el aval del Centro Provincial de Superación para la Cultura, de la Federación de Mujeres Cubanas y el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba.

Foto: Tomada del perfil de Facebook del proyecto AfroAtenas.

Con las capacitaciones se busca además conectarlas con otros proyectos de AfroAtenAs y, lo principal, presentarles una alternativa a la de ejercer la prostitución, una actividad en la que se exponen a distintas formas de violencias y enfermedades, apuntó el también activista por los derechos de lesbianas, gays, bi, trans, intersexuales y queer (LGBTIQ+).

Las mujeres, como en el resto del mundo, son la inmensa mayoría de la población trans cubana, estimada en 3.000 personas en el país de 11,2 millones de habitantes.

Y estudios locales como la última Encuesta sobre Indicadores de Prevención de Infección por el VIH/sida (2017), reafirman la vulnerabilidad de esta franja al sexo transaccional, a causa de la fuerte discriminación que padecen desde edades tempranas.

Apoyo para empoderarse

Entre los aprendizajes de estos dos meses, Torres apunta la necesidad de un tratamiento diferenciado con las chicas y así buscar nuevas estrategias para atraer a la mayor cantidad de ellas.

“Se necesita vincularlas más, que se unan, concreten otras ideas, que articulen sueños, que se emancipen”, propuso.

Para Torres, la Ley de Identidad de Género es esencial para extender el alcance de este tipo de acciones, para satisfacer necesidades y expectativas de la comunidad trans, y hacer efectivos en la práctica otros avances en materia jurídica.

Desde 2014, por ejemplo, la Ley No.116, Código de Trabajo, incluye la igualdad entre los principios fundamentales que rigen el derecho al trabajo, estableciendo la no discriminación por el color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial, discapacidad y cualquier otra distinción lesiva a la dignidad humana.

Coordinados por el proyecto sociocultural AfroAtenAs, los cursos de formación de habilidades profesionales abren nuevas oportunidades laborales para la ciudadanía trans.

Sin embargo, por la cultura patriarcal y el machismo que persisten en algunas instituciones aún ocurren casos de discriminación que limitan el acceso de las mujeres trans a determinados puestos de trabajo.

La ley entonces es primordial para poder defender su identidad y que no se les trate como hombres vestidos de mujer, argumentó el activista.

No obstante, la actual Constitución (2019) proscribe de forma específica la discriminación a causa de la identidad de género, lo que podría tener un impacto en la reforma legal para su implementación.

En la experiencia actual desarrollaron una alianza también con la red Trans Cuba Matanzas, acompañada por el estatal Centro Nacional de Educación Sexual, a partir de la cual pudieron analizar que otros elementos deben tener en cuenta para proyecciones futuras.

“Lo que más deseamos es que se vinculen más chicas trans, tengan un mayor compromiso y asuman que es necesario empoderarse de otras maneras”, ansía Torres.

Las capacitaciones cuentan con el aval del Centro Provincial de Superación para la Cultura, de la Federación de Mujeres Cubanas y el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba.

Aunque los cursos fueron dirigidos a la ciudadanía trans, por ser la comunidad más vulnerable que ha detectado AfroAtenAs en sus diagnósticos, también participaron hombres y mujeres cisgénero. “En esos grupos heterogéneos todos han coexistido con el fin de aprender e incluso ayudarse”, afirmó. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.