Cómo se gestionan los refugios para animales en Cuba

Este 10 de julio entró en vigor el Decreto-Ley 31 de Bienestar animal que, entre otras cuestiones, regula la creación de refugios en el país.

Ley de Bienestar animal, ya en vigor, puede impulsar los refugios en la nación caribeña.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 11 jul.- La creación regulada de entidades y centros para la atención y acogida de animales abandonados en Cuba es una las novedades del Decreto-Ley-31 de Bienestar Animal que ya está en vigor.

Acorde a la normativa, publicada el 10 de abril de este año, estos espacios podrán funcionar bajo administración del Estado o desde otras formas de gestión no estatal. Su objetivo es asegurar el bienestar de gatos y perros encontrados en lugares públicos o entregados por sus propietarios, hasta conseguir su adopción.

Las personas naturales o jurídicas interesadas en crear un centro de este tipo deben presentar la solicitud al Departamento Municipal de Sanidad Animal que le corresponda, con permisos emitidos por las direcciones de Planificación Física, de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de Salud Pública.

Entre los requisitos para que se otorgue la licencia sanitario-veterinaria se incluyen el aseguramiento de la asistencia veterinaria y de áreas para enfermería, almacenes de insumos, recepción de animales o minicuarentena, tratamiento de residuales, administrativa y otras que sean necesarias.

Formas de gestión y estrategias para financiamiento

Al momento de publicarse la normativa, activistas mostraron preocupación sobre qué tipos de apoyos contarán los protectores para cumplir los requisitos que demanda la legislación; si bien estos son básicos, la situación económica que vive Cuba puede dificultar la gestión.

Los espacios para la acogida temporal o más extendida de callejeros existentes en el país, resultado de la acción de animalistas independientes o asociados, muestran una diversidad de formas de gestión y estrategias para lograr financiamiento.

En este sentido prevalecen la formación de redes y las donaciones ciudadanas como vía de sostenibilidad en un contexto de escasez de alimentos y recursos en la nación caribeña. También resalta el uso intensivo de las redes sociales, más accesibles desde la apertura del servicio de datos móviles a la ciudadanía en 2018.

Iniciativas de protección animal

IPS Cuba presenta algunas de estas iniciativas de protección que gestionan o acompañan espacios con funciones similares a las descritas en la ley:

El refugio de animales Los protegidos, ubicado en el municipio San Miguel del Padrón, en La Habana, es parte de la vivienda de Noris, Ricardo y su hija Daynoris, una familia que ha dedicado más de siete años a la protección y el bienestar animal.

En estos momentos el espacio resguarda a más de 60 perros y alrededor de dos decenas de gatos, según su página oficial en la red social Facebook.

Por esa vía han solicitado la asistencia ciudadana con la alimentación y otros recursos necesarios para mantener el refugio, considerando, además, el incremento de precios de los productos en la isla.

En el país existen otras casas- refugio impulsadas por protectores independientes, familias o comunidades. Por ejemplo, en la ciudad de Santa Clara, provincia de Villa Clara, se pueden encontrar Shanti Santuario y el refugio “Esperanza de Vida y Justicia”, entre otras experiencias.

Bienestar Animal Cuba (BAC) es una red de voluntarios presente en varias provincias del país al contar con 10 filiales. Tiene como misión principal el rescate de animales abandonados, darles cobija y atención veterinaria hasta lograr una adopción responsable.

Para esto se apoya en hogares temporales donde estarán protegidos y podrán realizar su recuperación los que lo necesiten, hasta que sean acogidos de forma definitiva.

Esta es una opción cada vez más demandada, ya que “la mayoría de las asociaciones están saturadas o no cuentan con los recursos suficientes para una atención adecuada a sus rescatados”, explica la página de BAC.

La conformación de redes de personas dispuestas a brindar su vivienda para estas funciones es una estrategia que también utilizan otras asociaciones como es el caso de Cubanos en Defensa de los Animales, con sede en La Habana.

Sin embargo, aun cuando no se mantiene un espacio físico formal, el costo de las operaciones (comida, atención médica y transportación) es elevado.

En junio pasado, según la última declaración de BAC publicada, pudieron efectuarse 132 adopciones y 196 rescates en el país. El monto de las operaciones ascendió a 64 553 pesos cubanos (alrededor de 2600 dólares por el cambio oficial); la mayor parte fue destinado a medicinas y alimentos.

Estos gastos se cubren con la cotización mensual de los miembros y con la contribución de personas dentro y fuera de Cuba mediante la página de la organización.

Otras organizaciones de más reciente creación, como el Grupo de Artemisa y Mayabeque para la Protección Animal (GAMPA), han lanzado campañas de crowfounding, aunque este es un método menos divulgado en la isla.

Varios grupos de protección, incluido GAMPA, también trabajan atendiendo a los llamados animales comunitarios, es decir aquellos que suelen vivir en centros de trabajo o en otros lugares públicos.

En el caso de esta red del occidente del país, sus voluntarios se encargan de la esterilización de los comunitarios, se les brinda los cuidados posoperatorios y, una vez recuperados, se retornan a sus lugares en los que siguen siendo monitoreados hasta su adopción.

Por su parte, Santiagueros por el Bienestar Animal (SALBA) es una organización ubicada en la provincia de Santiago de Cuba, que funciona desde mayo de 2018 liderando la acción protectora en ese territorio de la región oriental.

Los fondos del grupo provienen en su mayoría de la cotización de los miembros y la ayuda de colaboradores. Entre quienes apoyan se cuentan varios negocios privados.

Otra alternativa para aumentar los fondos del grupo es la recogida de materias primas que luego venden, para así sostener el refugio que manejan, apoyar a los hogares temporales, cubrir gastos veterinarios y adquirir alimentos. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.