La economía cubana en 2019, ¿no decrece?

El mejor antídoto es abrir la economía interna y aprovechar las reservas productivas existentes por todas las formas de propiedad.

Desde la terminación de la última sesión de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), en diciembre de 2019, se ha estado esperando la traducción de “no se decrece”, en referencia a la economía cubana y, más recientemente, en intervención del Ministro de Economía ante la televisión nacional −el 9 de enero−, se volvió a repetir lo mismo. Ello indica, entonces, que es la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) la entidad que saca cuentas primero, al indicar un ligero 0,5 por ciento de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

En el camino de la reunificación monetaria y cambiaria

Un análisis de las más recientes medidas económicas permite asegurar que es necesario avanzar bajo un enfoque sistémico para obtener los resultados esperados.

Los cubanos no llegan o se pasan es una frase atribuida al  Generalísimo[1] Máximo Gómez Báez y una expresión recogida como anécdota durante la contienda Libertadora por la independencia de Cuba, que se ha trasmitido a través del tiempo, hasta nuestros días. Este enunciado muestra su vigencia ante las recientes medidas económicas adoptadas en relación con la reincorporación del dólar estadunidense y otras divisas al mercado, mediante compras minoristas en tiendas especializadas o espacios de venta destinados a este fin en las conocidas tiendas en divisas.

Apuestas en 2020 para la economía cubana

Las mejores opciones en 2020 para la economía cubana: Turismo, mejor trato a los inversionistas extranjeros y reforma monetaria estructural.

En estos últimos meses se han acrecentado las sanciones desde la administración estadounidense de Donald Trump contra la economía cubana. Las medidas han añadido tensiones a una balanza de pagos y a unas finanzas públicas que ya estaban en una situación maltrecha debido al deterioro de los acuerdos con Venezuela desde 2015.

Medidas económicas necesarias para Cuba

El tiempo apremia y la ciudanía espera resultados. Diez propuestas desde la academia.

Los economistas proponen ideas basadas en lo aprendido, los hacedores de política proponen también ideas, los políticos proponen e implementan. Pocas veces coinciden, y no tienen por qué coincidir en todo, pero lo que tal vez no quieren entender los directivos es que siempre hay un tiempo político y ese tiempo apremia en Cuba. Por ende se necesita una fuerte inyección que permita ofrecer resultados concretos, no esfuerzos.