El ballet cubano viaja en fotos a Roma

Gracias a una imagen del fotógrafo cubano Gabriel Dávalos, que ganó el primer premio en la categoría “In ballet class”, en el prestigioso concurso Anna Pavlova Ballet Photo Contest 2016.

Imagen con la que Gabriel Dávalos ganó el primer premio en el concurso Anna Pavlova Ballet Photo Contest 2016 expuesta como parte de una muestra colectiva en la Officine Fotografiche, de Roma.

Foto: Gabriel Dávalos

La instantánea que mereció el premio fue tomada por Dávalos mientras asistía a una de las sesiones de ensayo del espectáculo La magia de la danza y en la que aparece en un primer plano prima ballerina assoluta Alicia Alonso junto a un grupo de bailarines del Ballet Nacional de Cuba.

Más que un premio, para Dávalos ha sido —supongo— la recompensa de una carrera que ha dedicado con tesón y sensibilidad a “retratar el ballet” con toda la intensidad, el virtuosismo y la sensualidad de quienes lo ejecutan en obras clásicas y contemporáneas y enamoran a públicos de todas las generaciones.

Inaugurada el pasado 14 de septiembre, en la Officine Fotografiche —importante escuela de fotografía de Roma—, la exposición colectiva muestra las fotos ganadoras del reconocido concurso Anna Pavlova Ballet Photo Contest 2016, entre ellas la del cubano —un artista del lente que se graduó como periodista en 2015 y desde entonces sintió una verdadera pasión por la fotografía.

El lenguaje de la danza, presente desde el origen del hombre como ser social, tiene el poder de sentar en el mismo palco a personas que piensan diferente en muchísimos sentidos. Gabriel Dávalos.

En una entrevista concedida para Setenta por 70, en enero de 2016, Dávalos confiesa que su atracción por la fotografía nació de manera intuitiva. “Iba al ballet mucho antes de tener una cámara”, dice. “Me había enamorado: primero de sus bailarinas; pero inmediatamente después de su sensibilidad, estética, movimientos y su peculiar manera de contar historias”.

En la foto, Francois Llorente, Ballet Nacional de Cuba.

En la foto, Francois Llorente, Ballet Nacional de Cuba.

Foto: Gabriel Dávalos

Su tenacidad y entrega a un “oficio” en el cual se encontró como artista y que le ha dado reconocimientos tanto dentro como fuera de Cuba, es algo que distingue la obra de Dávalos, en especial, la que explora el universo de la danza y el ballet cubanos. ´

Con su lente pretende “fotografiar la esencia de las cosas a través de sus sensaciones”; pero también muestra un universo —el del ballet— que para muchas personas pudiera resultar distante o “elitista”; sin embargo nos lo presenta como hechos cotidianos, donde las figuras entran en diálogo con sus contextos de la manera más natural, y donde el juego con la emoción encuentra sentido en el cuerpo de los bailarines, sus movimientos, sus angustias y la belleza de sus interpretaciones.

Cuando en aquella entrevista —al referirse a sus fotos— decía que “ha sido una sorpresa verlas abrir sus alas y llegar tan lejos como nunca imaginé”, tal vez de modo premonitorio, se adelantaba a este premio y a la posibilidad de que muchas más personas pudieran apreciar el ballet de Cuba a una exposición en Roma.

En ese mismo concurso —y ahora en la muestra colectiva que se exhibe en Roma— Dávalos también obtuvo una Mención Especial en la categoría “Portrait”, con una instantánea tomada a Grettel Morejón, primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba, durante una gira a España, momentos antes de que saliera al escenario.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.